Primer debate televisado a poco más de un mes del referéndum independentista de Escocia

  • Alex Salmond argumento que Escocia sería próspera fuera del Reino Unido.
  • Los partidarios de la independencia han aumentado cuatro puntos desde junio.
  • Los indecisos, a los que ambas partes tratarán de captar en los 44 días que restan para el referéndum, pasaron del 10 al 6% en estos últimos meses.
Foto de archivo del ministro principal de Escocia, Alex Salmond, mientras da un discurso durante la celebración de "La marcha por la independencia de Escocia" en Edimburgo.
Foto de archivo del ministro principal de Escocia, Alex Salmond, mientras da un discurso durante la celebración de "La marcha por la independencia de Escocia" en Edimburgo.
Graham Stuart / EFE

El ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, argumento que Escocia sería un país próspero fuera del Reino Unido en un debate televisado clave de cara al referéndum sobre la independencia del 18 de septiembre. Ante el exministro de Economía laborista Alistair Darling, líder de la campaña Better Together ("Mejor Juntos"), que agrupa a los tres principales partidos británicos -conservadores, laboristas y liberaldemócratas- contrarios a la independencia, Salmond se mostró "esperanzado" sobre la victoria del "sí" en el plebiscito, a pesar de una desventaja de 14 puntos en las encuestas.

Según un sondeo de la firma Ipsos MORI para la cadena escocesa STV, que retransmitió el debate de dos horas y que fue divulgado poco antes del encuentro entre ambos políticos, los partidarios de la independencia han aumentado cuatro puntos desde junio, hasta el 40%, mientras que los partidarios del "no" se mantienen en el 54%. Los indecisos, a los que ambas partes tratarán de captar en los 44 días que restan para el referéndum, pasaron del 10 al 6 por ciento en ese periodo, de acuerdo con esa encuesta.

"Deberíamos estar todos de acuerdo en que Escocia podría ser un país exitoso si se independiza", abrió el debate Salmond ante unas 350 personas reunidas en el Conservatorio Real de Glasgow. El líder del SNP, que gobierna con mayoría el Parlamento autónomo de Holyrood, subrayó que la economía de una eventual Escocia independiente se beneficiaría de los "recursos naturales y humanos con los que está bendecida" -como el petróleo- y argumentó que nadie gobernaría mejor en Edimburgo que "aquellos que viven y trabajan" en Escocia.

Darling, por su parte, preguntó a Salmond si maneja un "plan B" para la economía escocesa en caso de que no pueda conservar la libra esterlina, como defiende el ministro de Economía británico, George Osborne. "No es la libra de Osborne ni la suya", replicó Salmond, al tiempo que sostuvo que conservar la moneda sería "lo mejor para Escocia y para el Reino Unido" y que la postura de Londres a ese respecto podría cambiar en las negociaciones que seguirían a una hipotética victoria del "sí" en el referéndum.

El representante de Better Together recordó que los tres principales partidos británicos se han comprometido a traspasar nuevas competencias en materia de recaudación de impuestos y de organización de la seguridad social en caso de que el "no" se imponga en septiembre. El político laborista argumentó que ese sería un "gran paso adelante" para Escocia, al tiempo que advirtió a los escoceses de que "no habrá marcha atrás" si deciden separarse del Reino Unido.

"Votar 'No, gracias' a la independencia no es votar por que no haya cambios. Quiero usar la fuerza del Reino Unido para fortalecer Escocia", aseguró Darling. Acerca de la pertenencia a la Unión Europa (UE) de una Escocia independiente, uno de los puntos críticos el debate junto con la libra esterlina, Darling dijo que "está bastante claro que tendría que pedir su ingreso de nuevo, aunque no está claro cuáles serían las condiciones que tendríamos que cumplir" los escoceses.

En respuesta, Salmond argumentó que algunos miembros del Partido Conservador, en el Gobierno británico, han expresado su deseo de salir de la UE y negó que se trate de un "riesgo" para Escocia. El primer debate entre los principales líderes de las campañas a favor y en contra de la independencia se pudo ver en Escocia a través del canal STV, mientras que en el resto del Reino Unido tan solo se pudo seguir a través de la página web de la cadena, que sufrió problemas técnicos y levantó diversas quejas.

"Por fin puedo ver el debate después de batallar durante 40 minutos", lamentaba la diputada laborista Diane Abbott en Twitter, donde también se quejaba su compañero de bancada Tom Watson: "Quizás no le interese a muchos, pero podrían haber pensado antes del debate sobre el futuro del Reino Unido se vería en todo el Reino Unido", señaló.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento