Unicef estima que la ofensiva israelí en Gaza ha provocado 400 niños muertos y 2.500 heridos

  • Son datos de Unicef, que calcula además que unos 370.000 menores necesitan urgentemente ayuda psicológica.
  • El jefe de la Oficina de Unicef en Gaza recuerda además que no hay electricidad y que no funcionan los sistemas de agua potable ni de saneamiento.
  • La Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos solicita a Israel que asuma sus responsabilidades por "las evidencias de crímenes de guerra".
  • Pillay también reiteró su condena al "lanzamiento de cohetes" hacia Israel.
Un familiar de la familia Shurab llora junto a los escombros de su casa tras un ataque aéreo de Israel al este de la ciudad de Khanyounis, al sur de la Franja de Gaza. Este viernes al menos 29 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas por los ataques del Ejército israelí.
Un familiar de la familia Shurab llora junto a los escombros de su casa tras un ataque aéreo de Israel al este de la ciudad de Khanyounis, al sur de la Franja de Gaza. Este viernes al menos 29 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas por los ataques del Ejército israelí.
Mohammed Saber / EFE

Casi 400 niños han muerto y 2.500 han resultado heridos por los bombardeos del Ejército israelí en la ofensiva en Gaza, según la Unicef, que calcula además que unos 370.000 menores necesitan urgentemente ayuda psicológica.

"La ofensiva ha tenido un impacto catastrófico y trágico en los niños. Han muerto 392 niños, 2.502 han resultado heridos. Si tenemos en cuenta lo que estas cifras representan para la población de Gaza, es como si hubieran muerto 200.000 niños en Estados Unidos", afirmó Pernille Ironside, jefe de la Oficina de Unicef en Gaza.

Ironside recordó además que no hay electricidad y que no funcionan los sistemas de agua potable ni de saneamiento, por lo que el peligro de aparición de enfermedades transmisibles y de diarrea —que puede ser mortal para los menores de cinco años— es inminente.

La ONU pide a Israel que asuma su responsabilidad por "crímenes de guerra"

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha solicitado por otro lado a Israel que asuma sus responsabilidades por "las crecientes evidencias de crímenes de guerra" perpetrados por el Ejército israelí en Gaza. En un comunicado, Pillay destacó "la necesidad ahora más que nunca de que se asuman responsabilidades por las crecientes evidencias de crímenes de guerra y un número nunca visto de víctimas civiles".

Condenó el bombardeo de una escuela de la ONU el pasado 30 de julio por parte del Ejército israelí, así como otros ataques en colegios, hospitales, centros de culto e infraestructuras vitales como plantas eléctricas en Gaza. "Seis escuelas de la ONU han sido atacadas. El bombardeo de escuelas de la ONU que causó la muerte de mujeres y niños asustados y hombres civiles, incluyendo personal de Naciones Unidas, que buscaban refugio para apartarse del conflicto y de actos horrorosos pueden considerarse crímenes de guerra", dejó claro Pillay.

"¿Si los civiles no pueden refugiarse en escuelas de la ONU, dónde pueden estar a salvo? Abandonan sus casas para salvarse y son atacados donde se han refugiado. Esta es una situación grotesca", agregó la Alta Comisionada.  "Los ataques contra personal e instalaciones humanitarias usadas exclusivamente para operaciones de asistencia es una violación de la ley humanitaria internacional y puede considerarse un crimen de guerra".

Pillay también reiteró su condena al "indiscriminado lanzamiento de cohetes" hacia Israel"Lo que estamos viendo es el asesinato de familias enteras, de niños que juegan en las calles o que están intentando buscar refugio", aseguró. Pillay también reiteró su condena al "indiscriminado lanzamiento de cohetes" hacia Israel por parte de grupos armados de Gaza, recordó que ese acto constituye un crimen de guerra y lamentó la muerte de tres civiles israelíes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento