La ONU condena a España por negligencia en un caso de violencia machista
Fotografía de archivo de Angela González (i), madre de la niña de 7 años que fue asesinada por su padre, en el entierro de su hija. EFE/ARCHIVO

Naciones Unidas ha condenado al Estado español por actuar de manera negligente en la protección de una mujer, víctima de violencia de género, y de su hija, de 7 años, que fue asesinada por el padre durante un régimen de visitas sin vigilancia.

En su dictamen, el Comité explica que la negligencia de los agentes estatales dio lugar a la muerte de la hija de Ángela González por el maltratador y condena al Estado por no protegerle a ella ni a su hija, no castigar al maltratador y no investigar ni indemnizar a la mujer por los daños causados, según explica Women's Link Worldwide.

La ONU obliga a indemnizar a la madre y a tener en cuenta los antecedentes de maltrato en los derechos de custodia Esta fundación presentó la demanda en septiembre de 2012 ante la ONU en nombre de la mujer, quien ha estado durante once años pleiteando en distintos tribunales de justicia sin éxito.

En España en 2011 el Tribunal Constitucional no vió "anormalidad jurídica" en haber concedido el régimen de visitas al hombre —acusado de malos tratos— que mató a su hija en 2003. Más de 40 asociaciones de mujeres protestaron por la sentencia considerando que se primaba el derecho de los maltratadores a la seguridad e integridad de los niños. La madre, Ángela González Carreño, que había denunciado a su marido en más de treinta ocasiones por la situación de acoso y amenazas que sufrían, decidió elevar su caso tras el asesinato ante las Naciones Unidas y  expresó que su deseo era que algo así no volviera a suceder.

La condena obliga al Estado español a reparar de manera adecuada y a indemnizar integralmente a Ángela González, así como a realizar una investigación que determine los fallos que existieron en su caso y que causaron que ella y su hija estuvieran desprotegidas.

Para evitar la repetición de situaciones similares, exige que se tomen "medidas adecuadas y efectivas para que los antecedentes de violencia de género sean tenidos en cuenta al momento de estipular los derechos de custodia de modo que se ponga en peligro la seguridad de las víctimas de violencia de género, incluidos los hijos".

Que nadie vuelva a pasar por algo así

Además, manda a que se refuerce la implementación del marco legal para responder adecuadamente a la violencia de género y obliga a que los jueces y personal administrativo competente reciban formación sobre estereotipos de género que llevan a que no se proteja de manera efectiva a las mujeres víctimas de violencia.

España tiene seis meses para remitir al Comité, mediante un escrito, las medidas que haya tomado en cumplimiento de esta decisión y debe de difundir ampliamente la decisión "a fin de alcanzar todos los sectores pertinentes de la sociedad

La fundación que ha llevado el caso de Ángela González a la ONU, Women's Link Worldwide, denuncia que "por desgracia, siguen existiendo muchos casos similares al de Ángela y su difunta hija Andrea". A su parecer, la decisión de este Comité internacional que pone en evidencia los fallos del sistema, "da la oportunidad para que el Estado adopte las medidas incluidas en el dictamen y busque soluciones reales para evitar que las mujeres víctimas de violencia y sus hijos e hijas continúen desprotegidas".

Ángela González expresó que "tras 11 años de búsqueda de justicia, hay un pronunciamiento que no solo me satisface a mí, sino que se convierte en una oportunidad para que no haya más mujeres y niñas que tengan que pasar por lo que mi hija y yo vivimos".