Dinosaurio Pollo del infierno
Una recreación del Anzu wyliei, un dinosaurio al que han llamado el 'Pollo del Infierno'. M.Klingler, Carnegie Museum / SINC

Un estudio dirigido por la Universidad de Adelaida, en Australia, ha revelado cómo los grandes dinosaurios carnívoros evolucionaron hasta convertirse en ágiles voladores, simplemente disminuyendo su tamaño durante 50 millones de años.  

Los autores de este trabajo presentan en la revista Science un árbol genealógico detallado de estos dinosaurios y sus aves descendientes que traza esta increíble transformación. De este modo, muestran que los dinosaurios de la rama de los terópodos que dieron origen a las aves modernas fueron los únicos que inexorablemente se hacían cada vez más pequeños.

Esta flexibilidad evolutiva ayudó a las aves a sobrevivir al impacto de un meteorito que causó la muerte de todos sus primos los dinosaurios Estos ancestros de las aves también desarrollaron nuevas adaptaciones, como plumas, brazos transversales y alas, de forma cuatro veces más rápida que otros dinosaurios. "Las aves evolucionaron por medio de una fase única de miniaturización sostenida de los dinosaurios", señala el autor principal, Michael Lee, de la Escuela de Ciencias de la Tierra y Ambientales de la Universidad de Adelaida y el Museo de Australia del Sur.  

"Volverse más pequeños y ligeros en una tierra de gigantes, con una rápida evolución de adaptaciones anatómicas, proporcionó a estos ancestros de las aves nuevas oportunidades ecológicas, como la capacidad de trepar a los árboles, deslizarse y volar. En última instancia, esta flexibilidad evolutiva ayudó a las aves a sobrevivir al impacto de un meteorito que causó la muerte de todos sus primos los dinosaurios", destaca.

El estudio, que examinó más de 1.500 características anatómicas de los dinosaurios para reconstruir su árbol genealógico, llegó a la conclusión de que la rama de los dinosaurios que conduce a las aves fue más innovadora evolutivamente que otros linajes de dinosaurios. Los investigadores utilizaron sofisticados modelos matemáticos para trazar la evolución de las adaptaciones y los cambios en el tamaño del cuerpo a lo largo del tiempo y a través de las ramas de los dinosaurios.

"Los estudios de dinosaurios carnívoros bípedos, como el Tyrannosaurus rex y el Velociraptor, siguen encontrando más y más rasgos similares a las aves, como plumas, espoletas, esqueletos huecos y una mano de tres dedos", dice el profesor Lee, que trabajó con Gareth Dyke y Darren Naish, de la Universidad de Southampton, y Andrea Cau, de la Universidad de Bolonia y el Museo Geológico Giovanni Capellini, en Italia.