Hipoteca
El crédito hipotecario, un método para comprar una vivienda. GTRES

El euríbor a un año, el indicador más utilizado para el cálculo de hipotecas en España, ha cerrado julio en el 0,487%, lo que trae una alegría para todos aquellos que revisen su préstamo en agosto, ya que volverá a bajar tras cuatro meses en los que no lo ha hecho.

La media del euríbor en julio ha sido del 0,487%, por debajo del 0,525% de un año antes, lo que permitirá que la hipoteca más común en España, de unos 150.000 euros a pagar en 25 años, se rebaje casi 30 euros al año. En el caso, por ejemplo, de un préstamo algo superior, de unos 200.000 euros, también con un plazo de amortización a 25 años, la rebaja anual se acercaría a los 40 euros.

La media del euríbor en julio ha sido del 0,487%, por debajo del 0,525% de un año antes Una buena noticia si se tiene en cuenta que en los últimos cuatro meses quienes revisas sus hipotecas una vez al año han visto como sus cuotas se encarecían por primera en dos años.

La evolución del indicador depende de las subidas o bajadas de tipos de interés que aprueba el BCE, que en junio, decidió bajarlos al mínimo histórico del 0,15%, una medida que se tomó para afrontar los riesgos de un periodo demasiado prolongado de baja inflación.

Y con el precio del dinero en mínimos, era de esperar que el euríbor a un año se fuera reduciendo poco a poco, aunque durante julio apenas ha tenido variaciones, pues el máximo intradía lo marcó el viernes 25 en el 0,490% y una semana antes había registrado el 0,485%, la cota más baja de este mes en la negociación diaria.

Cláusulas suelo

Hay que retroceder hasta julio de 2008 para encontrar el máximo histórico de este indicador, que fue del 5,393%, y a partir de ese momento inició una trayectoria a la baja que se paró en 2010, y que retomó a mediados de 2011.

Hay que retroceder hasta julio de 2008 para encontrar el máximo histórico de este indicador, que fue del 5,393% No obstante, la caída del indicador no implicaba necesariamente una rebaja en las hipotecas, ya que algunas incluían "cláusulas suelo", que fijaban un interés mínimo e impedían beneficiarse de bajadas del euríbor más allá de esos topes.

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) calculaba hace poco más de un año que en España había alrededor de cuatro millones de afectados por estas cláusulas.

El 20 de marzo del año pasado, el Tribunal Supremo declaró la nulidad de las cláusulas suelo en los casos en los que hubiera una falta de transparencia, estimando parcialmente un recurso de casación contra una sentencia que avalaba estas cláusulas.

Después de eso, algunas entidades comenzaron a retirar estas cláusulas, sin embargo aún hay bancos que se resisten a quitarlas y las siguen aplicando con el argumento de que las vendieron correctamente.