Yeremi
Yeremi (EFE) Efe
El niño Yeremi Vargas, de 7 años, desaparecido cuando jugaba en un solar cerca de la casa de su abuela, en la localidad grancanaria de Vecindario, cumple el cuarto sábado separado de su familia, pero su madre mantiene la esperanza de que el pequeño reaparezca con vida.

La madre, "fatal"

La madre dijo sentirse "fatal" e informó de que familiares y amigos del menor han salido una vez más en su búsqueda, que también repetirán mañana, aunque esta vez estos rastreos los han organizado ellos mismos, y agradeció de nuevo el apoyo que reciben tanto por parte de las instituciones como de los vecinos del pueblo y ciudadanos en general.

El próximo día 10 se cumplirá un mes de su desaparición
El responsable de Protección Civil en Santa Lucía de Tirajana, Juan Jerónimo García, dijo que, pese a que el próximo día 10 se cumplirá un mes de su desaparición, los ánimos "están perfectamente, ya que todo lo que oímos y vemos indica que el niño sigue bien y está retenido", como así sostiene el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura, afirmó.

Menos participación ciudadana

García explicó que la búsqueda del Yeremi continúa, aunque estos días de Semana Santa ha mermado la participación ciudadana porque el voluntariado está un poco cansado y ha querido aprovechar estas fiestas para retomar fuerzas y seguir la próxima semana con los rastreos.

Durante el día de hoy, el grupo de Protección Civil del municipio que integra el retén contra incendios buscará al pequeño en las zonas altas de Santa Lucía de Tirajana, mientras que la embarcación de vigilancia de las playas también aprovechará para, además de controlar a los bañistas, seguir con el rastreo de la costa.

García informó de que ayer efectivos del Grupo de Operaciones Subacuáticas de la Guardia Civil, de Protección Civil y la Policía Local iniciaron la inspección de los pozos de agua situados en las inmediaciones de Vecindario y localidades próximas, tarea que reanudarán el próximo lunes.