Juan José Ibarretxe
El lehendakari, Juan José Ibarretxe, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en la localidad vizcaína de Balmaseda. EFE/Alfredo Aldai
El lehendakari del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe, ha afirmado que el principal problema que tiene Batasuna para hacer política es "la presencia de ETA" y ha señalado que es necesario "exigirle a ETA que su violencia se acabe para siempre".

En declaraciones ante los periodistas en Balmaseda, donde ha asistido al Via Crucis Viviente, Ibarretxe ha indicado que desde el punto de vista de consecución de la paz y de lograr avances en el proceso de normalización política, nos encontramos en un "momento delicado".

La Ley de Partidos, obsoleta

Señaló que todos los partidos "tenemos que participar de la vida activa" y que la Ley de Partidos es "un instrumento del pasado que no sirve para construir el futuro", pero afirmó que "el principal problema para que Batasuna haga política es la propia ETA y la violencia de ETA".

El principal problema para que Batasuna haga política es la propia ETA y la violencia de ETA


En este sentido, manifestó que hay que "exigirle a ETA que su violencia se acabe para siempre" y señaló que trabajará para que no se produzca una "vuelta atrás", porque "volver al pasado destructivo de ninguna manera puede ser el camino y el trabajo al que yo me voy a dedicar".

Consideró "fundamental que ETA diga con claridad que la violencia se ha acabado" y, tras mostrar su preocupación por el hecho de que esté reorganizando comandos, insistió en que "no queremos que ETA reorganice comandos, lo que queremos es que nos diga que esto se ha acabado absolutamente para siempre".

Sobre los colectivos y personas que han aparecido como objetivo del comando Donosti señaló que "merecen la máxima cercanía y solidaridad por parte del Gobierno y del lehendakari".

El futuro, en manos de los políticos

Aseguró que "no vamos a permitir una vuelta atrás a nuestro pasado destructivo, con violencia de ETA, con incapacidad entre los partidos políticos de hablar entre nosotros" y aseguró que "el futuro no nos lo va a marcar la violencia de ETA", sino "la capacidad de hacer política" de las instituciones y los partidos políticos.

Sobre los últimos episodios de violencia callejera, señaló que "siempre que hay cualquier tipo de actividad violenta eso es en sí mismo negativo" y afirmó que "el futuro hay que construirlo con la política" y que "no se puede construir con violencia".

No se convence a las personas con la violencia, se convence con las ideas


El lehendakari señaló que "todo aquel que quiera hacer política tiene que hacer política mediante iniciativas democráticas" e indicó que "no habrá nadie, excepto los iluminados, dentro de Batasuna que crea que el futuro se puede construir mediante la violencia".

Aseguró que "el futuro es una oportunidad, es un reto, pero fundamentalmente para convencer".

"Tenemos que convencer a la ciudadanía, tenemos que convencer a las personas, y no se convence a las personas con la violencia, se convence con las ideas", enfatizó.