Muertos Irak
Los cuerpos de varias personas asesinadas durante los dos últimos días, en el exterior de la morgue del hospital de Baquba, norte de Bagdad, Irak. EFE
Irak volvió el viernes a amanecer teñido de sangre.

Cerca de 40 personas murieron en diversos atentados, entre ellos civiles iraquíes, insurgentes y la periodista de 'Radio Free Iraq'.

El atentado más serio, en Ramadi

Al menos veinte personas murieron y 30 más están heridas tras la explosión de un coche bomba en la ciudad de Ramadi, 100 kilómetros al oeste de Bagdad, según dijeron fuentes policiales iraquíes

El coche bomba estaba conducido por un suicida, que aparentemente tenía como blanco un puesto de control del ejército y la policía iraquí en esta ciudad que es capital de la convulsa provincia de Al Anbar.

El ataque se produjo a las 11.15 hora local (tres menos gmt) cuando un suicida empotró su automóvil cargado de explosivos contra los soldados, entre los que se cuentan varios de los muertos y heridos en el ataque.

Cinco muertos en Diwaniya

Al menos cinco personas murieron en Diwaniya en los violentos combates que opusieron a militantes chiíes del "Ejército del Mahdi" con fuerzas combinadas del ejército iraquí y estadounidense, según informaron fuentes policiales en la ciudad.

Sin embargo, un comunicado del grupo de Muqtada al Sadr -al que obedece la milicia chií- asegura que hay al menos treinta muertos tras estos enfrentamientos, que empezaron de madrugada y continuban por la tarde.

Asesinan a la reportera de "Radio Free Iraq"

El cuerpo de la periodista iraquí Jamail Jalaf, corresponsal de la emisora "Radio Free Iraq", fue hallado el jueves en un barrio de Bagdad con varios impactos de bala en la cabeza y heridas en el cuerpo, informó el viernes la emisora.

El asesinato de Jalaf fue confirmado por la cadena estadounidense con sede en Praga Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL), de quien depende esa emisora que emite en árabe, tras recibir la noticia de fuentes oficiales iraquíes.

La reportera, que trabajaba para RFE/RL desde 2004 en el área de cultura, estaba en paradero desconocido desde el martes, y se sospechaba sobre un posible secuestro.

Jalaf, que había recibido amenazas de muerte, era madre de tres hijas.

"La trágica muerte de Jamail Jalaf nos recuerda que todos los días los corresponsales de Radio Free Europe/Radio Liberty arriesgan su vida en la búsqueda de la verdad", señaló Kenneth Tomlinson, presidente del ente que supervisa las emisiones de EEUU en el extranjero.

EEUU mata a diez civiles

Diez civiles murieron en la mañana de hoy por un bombardeo aéreo estadounidense contra una zona residencial de Faluya, 50 kilómetros al oeste de Bagdad, según informaron fuentes policiales en la ciudad.

Las fuentes añadieron que el número de víctimas en este barrio del suroeste de Faluya llamado Fuheilat aún podría aumentar, ya que las tareas de desescombro de la vivienda derribada por las bombas no ha terminado y se teme que haya más muertos aún escondidos entre los cascotes.

El ejército estadounidense no ha dado todavía su propia versión de los hechos, aunque algunos residentes han asegurado que la vivienda servía de refugio a Safuk al Ali, considerado un líder de Al Qaeda en la zona de Faluya.

Asesinatos sectarios

Los cadáveres de once personas han aparecido en Bagdad en las últimas 12 horas, lo que eleva a 21 el número de muertos aparecidos en la capital desde la mañana de ayer.

Como es habitual, la mayoría de los cuerpos aparecían maniatados y con los ojos vendados, y presentaban heridas en la cabeza, lo que parece indicar que se trata de nuevos asesinatos cometidos por motivos sectarios.

Este tipo de incidentes habían bajado desde el pasado mes gracias al plan de seguridad "Aplicamos la Ley", pero han vuelto a producirse en la última semana, lo que arroja dudas sobre la eficacia del plan del Gobierno de Nuri al Maliki.