Liberación de los marines británicos
Los quince marinos británicos, a su llegada al aeropuerto de Heathrow, en Londres (Foto: Efe) Gerry Penny / Efe
Ali Akbar Velayati, principal consejero del líder supremo iraní, Ali Jamenei, aseguró este jueves que Irán ha conseguido sus "objetivos" en la crisis de los marinos y afirmó que el primer ministro británico, Tony Blair, envió el martes "una carta de disculpas" a Teherán, informó la televisión iraní.

En declaraciones a la televisión estatal, Velayati dijo que "algunos relacionan la liberación" de los marinos con el "ultimátum de 48 horas" lanzado por Blair el martes, ya que Irán había puesto como condición para la resolución de la crisis que Londres pidiera disculpas por la "entrada ilegal" en aguas iraníes.

La víspera de la liberación el primer ministro británico ha enviado una carta de disculpas

"La víspera de la liberación el primer ministro británico ha enviado una carta de disculpas" al Gobierno iraní, afirmó Velayati, asesor para temas internacionales de Jamenei y ex ministro de Exteriores en el Ejecutivo de Ali Akbar Rafsanyani (1989-1997).

Asimismo, resaltó que los "ocupantes británicos" querían poner a prueba a Irán entrando en las aguas del país, pero "han recibido una firme respuesta".

Blair, satisfecho

Los quince militares llegaron este jueves a Londres, desde donde fueron llevados en dos helicópteros "Sea King" a la base militar de Chivenor, en el condado de Devon (suroeste de Inglaterra), para reunirse con sus familias.

El primer ministro británico, Tony Blair, manifestó su alegría por su regreso, al tiempo que expresó su pesar por la muerte esa mañana de cuatro soldados del Reino Unido en Irak.

En una declaración a la puerta de Downing Street, Blair señaló que es prematuro establecer las circunstancias de estas muertes, pero acusó a "elementos" iraníes de apoyar y armar a "terroristas" que actúan contra las fuerzas británicas, que, dijo, están en Irak a petición del Gobierno iraquí y por mandato de la ONU.

 

Ahora los marines serán sometidos a una revisión médica y a un interrogatorio por parte de la Marina y los servicios secretos.