Muchos padres tiran de los abuelos
Unos abuelos de Sevilla se hacen cargo de sus nietos. Raúl Caro / EFE

Los abuelos españoles dedican una media de seis horas al día al cuidado de sus nietos, según ha publicado este jueves la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), que achaca esta situación a la coyuntura económica y a las dificultades para conciliar la vida laboral y la laboral. Esta sociedad ha señalado los beneficios que supone para los abuelos la relación con los niños, pero también ha alertado de los riesgos que tienen estas tareas para los mayores.

Si esta tarea se convierte en una carga puede conllevar "problemas de estrés, ansiedad o depresión" Para la SEGG, los abuelos desempeñan un papel fundamental en la crianza de niños y niñas, especialmente como transmisores de enseñanzas, tradiciones y valores. Para los abuelos, estar con sus nietos ayuda a combatir la soledad, a sentirse útiles, a mantener la forma física y a mejorar el rendimiento cognitivo. Sin embargo, esta sociedad advierte que el cuidado de los nietos debe ser "una actividad placentera para abuelo y nieto", que en algunos casos "las abuelas y los abuelos tienen la sensación de realizar una jornada laboral" y que si esta tarea se convierte en una carga puede conllevar "problemas de estrés, ansiedad o depresión".

Con motivo del Día de los Abuelos, que se celebra el próximo 26 de julio, la SEGG ha elaborado una lista de consejos para evitar conflictos y para que el cuidado de los nietos sea satisfactorio.

Para los padres y madres, la SEGG recomienda mantener una buena relación con los abuelos y no llevarles la contraria ni discutir con ellos delante de los niños. Además, advierte que no se debe de sobrecargar con tareas a los abuelos, recuerda que "tienen derecho a tener su propia vida y disfrutar de su tiempo libre" y sugiere integrarlos en las actividades de ocio.

A los "abuelos canguros" les aconsejan no sobrecargarse de actividades, saber decir que no, cuidar su salud, reservarse espacio y tiempo para el ocio, mantener una buena comunicación con los padres de los niños, elegir bien las actividades que se realizan con los nietos y ponerles límites.