El Ministerio de Marina Mercante griego informó hoy en Atenas de que dos turistas franceses, un padre y una hija, se encuentran desaparecidos tras el hundimiento esta madrugada del crucero "Sea Diamond" en la isla griega de Santorini.

Una turista gala advirtió a las autoridades que entre los pasajeros evacuados anoche no se encuentran ni su esposo, de 45 años, ni su hija de 16.

Según dijo hoy un portavoz del ministerio en declaraciones a la televisión "Alpha", el capitán del crucero informó ayer a las 18.40 (15.40 GMT) de que los 1.155 pasajeros del barco estaban a salvo.

El portavoz de la compañía "Louis Cruiser Lines", Giorgos Stathopulos, declaró hoy a "Alpha" que no se ha terminado aún el recuento definitivo en relación con la lista de pasajeros.

Stathopulos no pudo descartar que haya más desaparecidos a consecuencia de la colisión entre el barco y un arrecife, a menos de dos kilómetros de Santorini.

El crucero de 140 metros de eslora se hundió esta madrugada a orillas de esa isla, adónde había sido remolcado por otras embarcaciones para evacuar a los ocupantes que ahora parecen ser 1.546, contando los 1.155 pasajeros y 391 miembros de tripulación, sin que haya una coincidencia entre las declaraciones del ministerio y de la compañía.

Todos los españoles que viajaban en el buque se encuentran a salvo

Según la empresa naviera, el capitán envió un mensaje de socorro a la radio mercante debido a que la nave empezó a llenarse de agua y sufrió una pronunciada inclinación.

Lanchas de la capitanía griega, helicópteros y pescadores evacuaron a los cerca de 1.250 turistas que viajaban en el buque y a otros 250 miembros de la tripulación del crucero "Sea Diamond", a unos dos kilómetros de Santorini.

La empresa anunció hoy que apenas 71 turistas se encuentran todavía en Santorini y que el resto ya ha regresado a Atenas.

Más de 100 españoles

Entre los pasajeros había 112 españoles, entre ellos cuatro niños, según informó el Ministerio de Exteriores. Todos ellos se encuentran a salvo.

La nave, de unos 140 metros de eslora, fue remolcada por un ferry a las cercanías de la costa para facilitar la operación de rescate, aunque seguía en aguas muy profundas porque la isla de Santorini es parte de un gran volcán sumergido.

La evacuación se efectuó "con normalidad", según el ministro griego de Marina Mercante, que asegura que la totalidad de los pasajeros estaban por la tarde fuera de la embarcación.