La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha decidido declarara el nivel de alerta regional ante los cinco incendios forestales que hay en activo en la provincia de Guadalajara, dos de los cuales —el de Cogolludo y el Bustares— son graves, están incontrolados, alcanzan el nivel 2 de alerta y tienen una previsión "muy negativa".

Así lo ha asegurado el delegado de la Junta en Guadalajara, José Luis Condado, acompañado del coordinador de Servicios Periféricos de Agricultura, Federico Verde, en una rueda de prensa en la que ha señalado que han sido varios los núcleos de población que se han tenido que evacuar debido a estos dos incendios.

"Las previsiones son malas. Las condiciones climatológicas son absolutamente adversas, ninguno de los dos incendios está controlado", ha indicado el delegado en referencia al incendio de Cogolludo que se declaró el jueves y el de Bustares que se ha declarado este viernes.

BUSTARES

En el caso de Bustares, el nivel 2 se declaraba a las 16.55 horas; las hectáreas hasta el momento calcinadas son de 200 de matorral y algo de encinar disperso, y en el lugar están trabajando también 13 medios terrestres, 9 aéreos, la UME está a punto de llegar, el Consorcio de Bomberos y trabajan 104 personas también fluctuando.

En este caso, aunque empezó dirección sureste y cambió, también se ha metido en el Parque Natural de la Sierra Norte. De hecho, se ha prohibido el acceso a Bustares y Pradenas de Atienza.

Además, han tenido que ser desalojadas 90 personas de Pradena de Atienza a Atienza; y otras 60 personas de Gascueña de Bornova a la localidad de Hiendelaencina, ha indicado.

COGOLLUDO

En el caso del incendio de Cogolludo, el nivel 2 se declaraba de nuevo a las 12.55 horas, ya han ardido hasta el momento cerca de 600 hectáreas, entrando ya en zona de pinares, lo que lo hace más peligroso; y en este momento están trabajando sobre el terreno 13 medios terrestres, 7 aéreos, se ha movilizado la UME, una UVI, el Consorcio de Bomberos y 106 personas fluctuando en la zona.

Condado ha comentado que la dirección del fuego va de sureste a noreste y que ha cambiado un poco, entrando en los pinares, lo que hace que la situación sea más peligrosa, de hecho, según, ha añadido, en este caso el incendio "está absolutamente abierto".

Igualmente, ha informado de que ha habido que cortar la carretera GU-143 que va de Arbancón hasta Muriel, llegando al parque natural; y que han sido 19 personas las que han tenido que ser desalojadas de la pedanía de Fraguas y 21 de la pedanía de Monasterio. Todas ellas a Arbancón.

Por lo respecta a los otros tres incendios, en el caso del declarado en Cifuentes, ha sido junto al embalse de Tajuña, actuando en el mismo cinco personas, las mismas que hay en el declarado en Illana. Además, esta tarde se declaraba otro en Yunquera de Henares.

Situación meteorológica

En este momento, tal y como matizaba el delegado, en la provincia de Guadalajara está declarado el nivel amarillo por calor, los vientos son fuertes y la humedad relativa baja. Unas condiciones que sumadas a las previsiones de alerta de tormentas con posibles descargas eléctricas hacen que sean "las condiciones más adversas que podríamos tener", ha dicho.

El delegado ha pedido "calma, paciencia y precaución" a los municipios y a las personas afectadas, asegurando que se está "absolutamente coordinado" desde las administraciones central, regional y provincial y valorando la labor desempeñada por los participantes en estos trabajos.

También ha pedido precaución a todos los que estén realizando labores en el campo, entre otros motivos porque en el incendio de Cogolludo parece ser que la causa ha estado en una cosechadora y en el de Bustares en las tareas agrícolas que se estaban llevando en unas colmenas.

"El fuego crece con una virulencia terrible", ha incidido Condando, insistiendo en que se van añadiendo medios a medida que se van aportando pero que las previsiones no son buenas.