Células madre
Centro de investigación con células madre. Archivo

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han hallado un gen que vincula células madre, envejecimiento y cáncer, tres grandes elementos que están muy relacionados entre sí, aunque todavía no se sabe cómo.

El trabajo se ha publicado en la revista Cell Reports, ha informado hoy en una nota de prensa el CNIO, que ha subrayado que este estudio aporta una pieza más en el rompecabezas formado por el envejecimiento las células madre y el cáncer.

El proceso aún no ha sido descifrado por completo, pero las células madre son claveUn organismo sano -señala la nota- lo está gracias a un buen sistema de mantenimiento: el funcionamiento normal de los órganos y la exposición ambiental generan daños en los tejidos que necesitan ser reparados continuamente.

Este proceso aún no ha sido descifrado por completo, pero sí se sabe que las células madre presentes en los órganos juegan un papel clave, y también que cuando la reparación falla el organismo envejece antes, y ahí radica la trascendencia del descubrimiento, ya que se trata de uno de los genes que forman parte del equipo de mantenimiento de los tejidos.

El gen 'Sox4'

El gen investigado es el 'Sox4', que se expresa durante el desarrollo embrionario y que contribuye, por ejemplo, al desarrollo del páncreas, los huesos y el corazón. En el organismo adulto también está activo, pero de forma muy limitada, y se expresa, sobre todo, en compartimentos que contienen células madre.

El 'Sox4' se convierte en un oncogen cuando no funciona bien. En la nota de CNIO aclaran que, en prácticamente todos los cánceres humanos, hay demasiado 'Sox4', lo que se traduce en una proliferación celular y menos apóptosis -la muerte celular programada, un mecanismo que protege contra el cáncer-.

El experimento con el gen 'Sox4'

Esos datos apuntan que se trata de un gen "poderoso" con consecuencias muy importantes cuando no está bien regulado, según han comprobado los investigadores del CNIO, cuya línea de trabajo consistió en generar una línea de ratones que expresaran ese gen, pero menos de lo normal.

Estos animales sobreviven y son fértiles, pero tienen varias peculiaridades: son más pequeños de lo normal, envejecen antes y no tienen cáncer, pero sí desarrollan otras enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

El Sox4 podría explicar que el origen del cáncer se asocia a errores en la regeneración de célulasPor ejemplo, los ratones deficientes de "Sox4" tienen poca regeneración ósea y mucha osteoporosis, un claro indicio de que este gen es importante en el mantenimiento del tejido óseo.

Los autores quisieron investigar qué hace este gen en las células madre del folículo capilar, responsables de la regeneración de la epidermis; y en estos ratones no funciona el mecanismo de reparación de la piel, que envejece de forma prematura, y tampoco tienen cáncer de piel.

Pero según el CNIO, el rompecabezas no está todavía completo, y falta por aclarar por qué estos animales tienen menos cáncer, y una "posible explicación" es que la menor regeneración del tejido debido a la poca activación de las células madre en ausencia de "Sox4" sea un mecanismo inhibidor del cáncer.

Conclusiones del estudio

Según María Blasco, directora del CNIO y coautora del estudio, "esto explicaría que el origen del cáncer está asociado a errores en la regeneración y, si hay menos regeneración, también hay menos cáncer".

"El lado negativo es que al haber menor repuesto de las células también hay más envejecimiento. Es un equilibrio complejo, que sólo entenderemos con más investigación", según María Blasco.