La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha ha decidido declarara el nivel de alerta regional ante los cinco incendios forestales que hay en activo en la provincia de Guadalajara, dos de los cuales —el de Cogolludo y el Bustares— son graves, están incontrolados, alcanzan el nivel 2 de alerta y tienen una previsión "muy negativa".

Así lo ha asegurado en rueda de prensa el delegado de la Junta en Guadalajara, José Luis Condado, quien ha señalado que han sido varios los núcleos de población que se han tenido que evacuar debido a estos dos incendios, uno de los cuales se declaró este jueves y el otro este viernes.

Así, en el caso del incendio de Bustares, han tenido que ser desalojadas 90 personas de Pradena de Atienza a Atienza; y otras 60 personas de Gascueña de Bornova a la localidad de Hiendelaencina, ha indicado Condado.

De otra parte, el delegado de la Junta ha informado de que en el incendio de Aleas, entidad menor del término municipal de Cogolludo, han sido 19 personas las que han tenido que ser desalojadas de la pedanía de Fraguas y 21 de la pedanía de Monasterio. Todas ellas a Arbancón.

Condado ha señalado igualmente que en el fuego de Cogolludo ya se han quemado 600 hectáreas, mientras que en el de Bustares han sido 200. Ambos han entrado ya en el Parque Natural de la Sierra Norte y, además, el de Cogolludo ha llegado a los pinares. "El incendio está absolutamente abierto", ha subrayado el delegado sobre este último fuego.

En cuanto a los otros tres incendios en activo en la provincia, se han declarado en las localidades de Cifuentes, Yinquera de Henares e Illana, y los tres tienen nivel cero de alerta.