El grupo municipal MÉS per Palma afirma en un comunicado que "se ha visto obligado" a apoyar la "drástica" medida de prohibir la actuación de los músicos en la calle Fábrica "porque es la petición que nos han hecho llegar los vecinos de esta zona". De hecho, la concejala Neus Truyol afirma que el equipo de gobierno "llega tarde a resolver un problema de convivencia que existe desde hace más de un año".

Truyol se ha pronunciado de este modo después de que el Ayuntamiento, atendiendo las peticiones que trasladaron la Asociación de Vecinos Barri Cívic de Santa Catalina y de la Asociación de Restauradores de la calle afectada, haya dictado un decreto que entrará en vigor este sábado por el que se prohíbe la actuación de los músicos ambulantes en la calle Fábrica y en las calles adyacentes durante todo el día.

En un comunicado, Truyol ha aseverado que "si el PP hubiera consensuado con vecinos y comerciantes la aplicación de medidas con anterioridad, ahora no habría hecho falta ser tan extremista y autoritario". Es más, denuncia que la formación 'popular' "siempre ha preferido actuar a base de decretos y de imposiciones que no optar en primera instancia por la vía del consenso y el diálogo".

En esta línea, Truyol recuerda que existen hasta tres ordenanzas que podrían ayudar a regular el ruido y la masiva concentración de personas y restaurantes en la calle Fábrica, como son la ordenanza de ruidos, la de ocupación de vía pública y la recién aprobada ordenanza de civismo.

MÉS per Palma critica finalmente "el año de inacción del PP ante esta problemática que después de tanto tiempo se ha vuelto realmente grave". Con todo, Truyol alerta de que el problema "no quedará resuelto, ya que la concentración de personas y bares se mantendrá". "El PP no se atreve a reducir el número de mesas de los bares y restaurantes de la zona, y por lo tanto el problema de una alta concentración y la difícil coexistencia con los vecinos seguirá existiendo", ha remarcado.