El Ayuntamiento de Palma, atendiendo las peticiones que trasladaron la Asociación de Vecinos Barri Cívic de Santa Catalina y de la Asociación de Restauradores de la calle Fábrica a la regidora del distrito Norte y Poniente, Belén Soto, ha dictado un decreto que entrará en vigor este sábado por el que se prohíbe la actuación de los músicos ambulantes en la calle Fábrica y en las calles adyacentes durante todo el día.

La teniente de alcalde de Función Pública e Interior, Irene San Gil, ha subrayado que "la Ordenanza para la Convivencia Cívica permite las actividades de los vendedores ambulantes hasta las 22.00 horas, pero dado el aumento de este tipo de actividad en la zona y a la numerosa población que concentra la calle, Cort ha creído conveniente atender esta demanda vecinal y establecer la prohibición total de las actividades de estos músicos callejeros en esta calle las 24 horas del día".

Además de la normativa sobre la Ordenanza Cívica, Cort también ha aplicado para la ejecución de este decreto el artículo 44 de la Ordenanza Municipal que garantiza y fomenta la convivencia cívica en la ciudad.

Por último, San Gil ha remarcado que "con esta medida, Cort confía en que se puedan minimizar los problemas de ruidos que provocan estos músicos ambulantes que ha derivado en numerosas quejas de residentes en esta zona".