Tragedia aérea en Ucrania
Una mujer llora ante el altar montado a las puertas de la Embajada de Holanda en Moscú (Rusia). EFE

La OSCE, un organismo multilateral de seguridad para Europa, pidió en una resolución adoptada este viernes que una investigación internacional del accidente del avión malayo, supuestamente derribado en el este de Ucrania, no sea obstaculizada. La Organización para Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) "llama a todos los Estados adheridos y otros actores", en aparente referencia a las milicias prorrusas en la zona, "a no interferir con una investigación internacional del siniestro".

Se hace un llamamiento al acceso inmediato y seguro al lugar

El documento, adoptado por consenso entre los 57 países adheridos a la OSCE, incluidas Ucrania y Rusia, los dos países enfrentados en el conflicto, se suma a los llamamientos a una "investigación abierta, transparente e independiente" del siniestro. Tras un día entero de intensas deliberaciones, los países de la OSCE adoptaron este texto en un sesión especial del llamado "Consejo Permanente", en el piden que el lugar del accidente sea preservado como está para hacer posible una investigación de lo sucedido.

"Instamos a todos aquellas en la zona a preservar el sitio del accidente intacto, incluyendo no destruir, remover ni manipular el fuselaje, equipamiento, escombros, pertenencias personales o resto", señala la resolución de la OSCE. Por otra parte, la organización hace un llamamiento al "acceso inmediato y seguro" al lugar de los hechos y sus alrededores por parte de la misión especial de observación de la OSCE en Ucrania.

Investigación independiente

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha reclamado una "investigación internacional independiente, completa y exhaustiva" sobre el derribo. En una declaración aprobada por consenso, también ha solicitado que se deriven las responsabilidades por el derribo de la aeronave.

Por otra parte, la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) ha asegurado que no le corresponde emitir alertas sobre peligros potenciales en rutas aéreas como los conflictos militares porque corresponde a cada país.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) exculpó a Malaysian Airlines por haber cruzado el espacio aéreo ucraniano a pesar del conflicto existente con los separatistas prorrusos en el este del país. "Las compañías aéreas dependen de los gobiernos y de las autoridades de control aéreo para avisarlas qué espacio aéreo está disponible para volar y ellas se organizan en función de esos límites", señaló el director general y director ejecutivo de la IATA, Tony Tyler, citado en un comunicado. "Es muy parecido a conducir un coche. Si la carretera está abierta, asumes que es segura. Si está cerrada, buscas una ruta alternativa", agregó el director general.

El MH17 volaba 300 metros por encima de la zona de exclusión aérea en el momento del siniestro. "Según nuestras informaciones, el avión volaba a nivel de vuelo 330 (unos 10.000 metros) cuando desapareció del radar. La ruta había sido cerrada hasta el nivel 320 pero estaba abierta a la altura a la que volaba el avión.