El Govern ha aprobado este viernes un decreto por el que se fijan los principios generales en materia de plantaciones y replantaciones de viñedo, del registro vitícola y sobre las declaraciones obligatorias en el sector vitivinícola.

Según ha informado la portavoz del Ejecutivo balear, Núria Riera, este decreto establece un marco jurídico básico aplicable al ámbito de las Islas Baleares y los principios generales para esa materia, al tiempo que regula una serie de aspectos relativos al control del potencial de producción vitícola.

Hasta ahora, el control en materia de plantaciones y replantaciones de viñedo y del registro vinícola en las Islas Baleares, la establecía la Orden del Consejero de Agricultura y Pesca de 25 de abril de 2002 por la que se regula la aplicación de la normativa comunitaria y estatal en materia de plantaciones y replantaciones de viñedo y del Registro Vitícola, mientras que las declaraciones obligatorias en el sector vitivinícola, las regula el Real Decreto 1303/2009, de 31 de julio, sobre declaraciones obligatorias en el sector vitivinícola.

Dado el tiempo que ha transcurrido desde que esta Orden entró en vigor, es necesaria una nueva regulación con el fin de adaptarla a las nuevas necesidades y al nuevo marco normativo de la Unión Europea y del Estado, establecer las normas y los procedimientos aplicables en materia de control del potencial de producción vitícola y del Registro vitícola en el ámbito de la comunidad Autónoma de las Islas Baleares e incluir las declaraciones obligatorias en un único decreto.