El secretario general del PSOE de la ciudad de Jaén, Manuel Fernández, ha criticado este viernes el envío de una serie de cartas que, según ha explicado, está realizando la empresa concesionaria del servicio de agua, Aqualia, en las que se solicita a los usuarios su "autorización" para remitirles "información sobre novedades, actividades o servicios del Ayuntamiento o de la concesionaria, relacionadas con los servicios municipales, servicios de gestión integral del agua a través de diferentes medios".

Fernández ha criticado el envío de estas cartas en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por la portavoz socialista en el Ayuntamiento, María del Mar Shaw, y África Colomo, la asesora jurídica de la Unión de Consumidores UCE-Jaén, ante la que se han planteado las dudas sobre la fórmula empleada en este proceso para obtener datos personales.

Según ha informado el PSOE, el secretario general del partido en la capital ha señalado que esta forma "anormal de colaboración" entre una concesionaria que maneja información personal y el Ayuntamiento llega "curiosamente" después de que el alcalde, José Enrique Fernández de Moya (PP), haya concedido a Aqualia "una impopular subida del precio del servicio de hasta un 22 por ciento sin informes técnicos y con la oposición de toda la ciudadanía".

"El alcalde dijo para justificar la vergonzosa subida del agua que informaría a todos los usuarios de las razones para hacerlo y de cómo el PSOE es poco más o menos que un demonio por denunciar que este incremento llega en el peor momento posible para las familias", ha enfatizado al respecto el dirigente socialista, que ha subrayado que su partido ya le advirtió de que "no podía usar los datos de una empresa sin el consentimiento de los usuarios".

Así las cosas, para el PSOE, esta carta es "el rodeo que el alcalde está dando para enviarles propaganda política, algo que es manifiestamente denunciable" y, en palabras de la portavoz en el Ayuntamiento, María del Mar Shaw, un "oscuro subterfugio".

Asimismo, en la misiva se recoge que los datos de los vecinos pasarán también a la empresa de reparaciones Reparalia, que, según ha indicado el PSOE, ha tenido vinculación con el grupo al que pertenece Aqualia, FCC, para que los jiennenses puedan acogerse a sus servicios de reparaciones del hogar.

"trato de favor"

Los socialistas y UCE creen que tras ello se esconde "un trato de favor por el que se entrega una cartera de miles de clientes a una empresa en franca ventaja frente a cientos de pequeños autónomos que tienen que buscarse la vida con sus medios".

El PSOE ha comprobado además que la petición de datos que hace Aqualia con esta carta "no requiere el sí expreso del usuario", de tal manera que "pasados 45 días el Ayuntamiento dispondrá de luz verde para tener acceso a los 55.000 contratos del servicio de agua que tiene la ciudad".

De esta manera, "quien no quiera que se usen sus datos es quien tiene que molestarse en enviar su negativa a la empresa o llamarla", según ha explicado África Colomo, quien ha expuesto que la normativa —la Ley de Protección de Datos— dice que el uso de datos para fines que no son los habituales de la empresa "tiene obligatoriamente que pasar por un consentimiento firme del usuario", es decir, que deben recoger su "opinión expresa" sobre si quiere "ceder" sus datos "porque estos se van a usar para algo que se sale de lo habitual, no vale obtenerlos por silencio".

La asesora señala que, de esta manera, personas mayores o quienes no lean la letra pequeña que esta carta esconde, "sin hacer nada", habrán dado en pocos días sus datos al gobierno municipal para que haga uso político de ellos, de forma que la UCE planteará ante la Agencia de Protección de Datos si esta situación se ajusta a la legalidad, mientras que el PSOE llevará su consulta a los Servicios de Consumo de la Junta de Andalucía.

Para Manuel Fernández, "este ejemplo de connivencia entre grandes empresas que figuran entre las donantes generosas del PP y el alcalde a costa de la confianza de los jiennenses es, cuanto menos, repugnante", al hilo de lo cual ha destacado además que un ayuntamiento "tiene ya suficientes canales de información al ciudadano, sin tantos rodeos y con menos sombras que esta maniobra que pretenden en comandita con Aqualia".

Así las cosas, los socialistas entienden, según ha abundado Fernández, que "detrás de ello lo que se busca es dañar a la oposición y a quienes se han plantado frente a la subida del agua, que en pocos días han recogido casi 4.000 reclamaciones de ciudadanos descontentos con las subidas que pretende el PP y que suponen 600.000 euros anuales —100 millones de las antiguas pesetas— para Aqualia que salen del bolsillo de los jiennenses".

Consulta aquí más noticias de Jaén.