La Guardia Civil está convencida de que el desarticulado comando Donosti tenía suficiente explosivo para atentar antes de las elecciones municipales del 27 de mayo

En total, la Benemérita ha encontrado en dos de los 17 inmuebles registrados 180 kilos de explosivos. En Andoain (Guipúzcoa), en el garaje del líder del comando, José Ángel Lerín Sánchez, alias ‘Jacinto’, se han decomisado 30 kilos de clorato y polvo de aluminio.

En el taller de su hermano, Iñaki Lerín Sánchez, buscado por la policía, los agentes hallaron 120,7 kilos de nitrato, 21 de polvo de aluminio y 2,5 de azufre, los tres ingredientes para fabricar cloratita, además de 23 kilos de ‘kaskabarro’, la cloratita casera de ETA. Este taller está situado en la localidad Navarra de Berriozar.

Fuentes de la Guardia Civil consultadas por 20 minutos calculan que con este material la banda podría haber preparado al menos tres coches bomba y dos bombas lapa. También encontraron dos marmitas y una olla. 

Los agentes también encontraron dos marmitas y una olla

 

El resto del arsenal incautado fueron bidones impermeables para esconder los explosivos bajo tierra, diez detonadores, baterias de nueve voltios, 20 metros de cordón detonante y tornillos, tuercas y rodamientos para utilizar como metralla.

Estos 170 kilos son solo una pequeña parte de las 5,3 toneladas de sustancias para fabricar explosivos, como cloráto sódico y polvo de aluminio, que la Policía Nacional cree que ETA tiene en Francia.

Otra vez en Berriozar

Cuatro años después en el mismo pueblo y en la misma calle. Los explosivos hallados en la localidad navarra de Berriozar estaban en un taller de la calle Lekoartea.

En esta misma calle, en julio de 2003, la Policía Nacional desarticuló un piso franco utilizado por dos terroristas del comando Nafarroa y en un trastero localizó 150 kilos de material para fabricar explosivos.

En agosto de 2000, ETA asesinó en este pueblo al subteniente de la Guardia Civil Francisco Casanova Vicente.