El grupo del PSIB-PSOE en Cort ha presentado una batería de propuestas a la junta de distrito y al pleno del Ayuntamiento de Palma ante "la situación de degradación y los problemas de convivencia" que se producen en la barriada de Son Gotleu, pidiendo un análisis del "cumplimiento e incumplimientos" del Plan de Acción Inmediato para Son Gotleu aprobado hace tres años después de los disturbios y graves incidentes producidos en la barriada.

Según un comunicado emitido por el PSIB, las principales quejas de los vecinos son ocasionadas por "molestias de suciedad y ruido", pero la situación también es "especialmente grave" en algunas comunidades de vecinos, donde tienen problemas de luz, agua y canalizaciones, tal como han constatado este viernes los regidores socialistas Begoña Sánchez,José Hila y Maribel González en su visita al barrio.

Los socialistas han afirmado recibir de los vecinos "multitud de denuncias sin resolver relacionadas con molestias de ruido y suciedad provocadas por actitudes incívicas y reclaman al gobierno de Mateu Isern medidas concretas en cuanto a limpieza, movilidad, infraestructuras o inspección de locales".

La inseguridad ciudadana,

"en aumento"

"Han pasado tres años y vemos que las actuaciones municipales no están dando los frutos deseados, ya que la degradación del barrio, los problemas de convivencia, el ruido, la suciedad e inseguridad ciudadana van en aumento" ha apuntado la regidora Begoña Sánchez, miembro de la junta municipal de distrito de Llevant, a la que pertenece Son Gotleu.

El portavoz adjunto de los socialistas, José Hila, ha recordado la "necesidad de trabajar con las comunidades de vecinos, muchas de las cuales se ven afectada por cortes de luz y agua y pisos ocupados".

Los concejales socialistas han podido constatar la situación durante su visita en el barrio, que se ha centrado en las calles Pico Veleta, Pico Teide, Pico Mulhacen, Pico Peñalara, Santa Florentina, Francesc Julià, Tomàs Rullan, Indalecio Prieto y la plaza Joan Alcina, entre otras.

Según el PSIB, en algunos edificios los vecinos han denunciado la existencia de "pisos ocupados para realizar actividades ilícitas, pisos que, en algunos casos, han sido desahuciados por los bancos, que no pagan a la comunidad de propietarios".

"Esta situación ocasiona serios problemas, ya que los vecinos no tienen capacidad económica para pagar también la parte de los pisos de los bancos" ha lamentado Jose Hila.