El alcalde de Estepa (Sevilla), Miguel Fernández Baena (PA), ha defendido este jueves el papel de la administración local ante la grave convulsión sufrida en el municipio, al asaltar y quemar un grupo de personas las viviendas habitadas por familias de etnia gitana supuestamente relacionadas con una oleada de robos vivida en la localidad.

Hablamos de los disturbios acontecidos en el municipio de Estepa a cuenta de la oleada de robos perpetrada supuestamente por Los Chorizos, un clan de etnia gitana. La persistencia de los robos motivó que varios cientos de personas celebrasen una concentración no autorizada para reclamar soluciones y la protesta derivó en la quema de al menos seis viviendas habitadas por las familias del clan de Los Chorizos. Como consecuencia de todos estos hechos, cuatro miembros del clan de Los Chorizos fueron detenidos y uno más fue imputado, siendo imputados 22 vecinos del municipio a cuenta del asalto y quema de las citadas viviendas.

Ante la gravedad de los acontecimientos, que han acaparado la atención de medios de comunicación de toda España, el alcalde de Estepa, Miguel Fernández Baena (PA), ha celebrado una rueda de prensa en la que ha defendido las gestiones desplegadas desde el Ayuntamiento, tiempo antes de los altercados, para combatir la situación de inseguridad que sufría la localidad, conocida por su producción de mantecados y dulces navideños y por su rico patrimonio histórico.

En ese sentido, ha defendido que el Ayuntamiento había convocado la junta local de seguridad "en varias ocasiones durante este último año". "En relación a los robos, el Ayuntamiento convocó el pasado 8 de octubre de 2013 una reunión monográfica sobre la barriada de los Poetas, donde se trataron temas como la usurpación de viviendas, robos, amenazas, tráfico de drogas de baja intensidad y daños a vehículos. Se decidió aumentar la presencia de la Policía Local en la zona y los agentes han tramitado desde entonces 44 denuncias por robo", ha detallado.

"insuficiente" dotación de la guardia civil

Igualmente, ha asegurado que dado que "la dotación de la Guardia Civil en Estepa y su comarca es insuficiente, aumentarla ha sido nuestra preocupación desde el principio del mandato", por lo que, de hecho, "en la última reunión de la junta local de seguridad", celebrada en la propia sede de la Subdelegación del Gobierno, "se acordó dotar de más efectivos de forma permanente a Estepa y su comarca". "Tenemos que dejar constancia de que antes de que se produjeran los lamentables hechos, llegamos incluso a pedir socorro a la Subdelegación del Gobierno acompañados de vecinos de esta localidad", ha llegado a manifestar el primer edil.

También ha explicado que el Ayuntamiento ha solicitado al Consejo General del Poder Judicial, al Ministerio de Justicia y a la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía, una reunión en torno a un refuerzo de los juzgados de Estepa, pues "hay un alto número de causas judiciales pendientes que, de haberse resuelto, habrían evitado la sensación de impunidad que muchos vecinos han advertido".

Igualmente, ha defendido que el Ayuntamiento ha acometido "diversas actuaciones encaminadas a evitar ocupaciones ilegales en aquellos edificios sobre los que el Consistorio tiene competencias". "De este modo, el Ayuntamiento desalojó mediante un lanzamiento judicial a los ocupantes de las Casas de los Maestros, en la calle Carlos Llamas y la Plaza Dolores Flores, y también se desalojó a una familia que residía de forma ilegal en la casa del conserje de los antiguos colegios de Carranza".

Tirón de orejas a la junta

Con respecto a las viviendas ocupadas propiedad de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento "ha instado en repetidas ocasiones a la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), a que emprenda las acciones legales pertinentes para desalojar a las familias que han ocupado las viviendas de forma ilegal". "La Consejería de Vivienda de la Junta ha hecho oídos sordos a nuestras reiteradas peticiones", se queja el primer edil. "Exigimos a la junta de Andalucía que tome cartas en el asunto del problema de la vivienda en Estepa y aumente la dotación de viviendas sociales en este municipio", ha dicho.

Tras entablar contacto con organizaciones del pueblo gitano, el alcalde ha aclarado que "Estepa no es un pueblo racista, nunca lo ha sido, y estos hechos aislados nada tienen que ver con conflictos raciales". "Nada tiene que ver Estepa con la imagen que se ha dado de ella los últimos días, en algunos medios de comunicación. No existen estepeños racistas o xenófobos como algunos medios tratan demostrar, simplemente hay un problema de inseguridad que los responsables de los cuerpos de seguridad del Estado y los responsables de la administración de justicia están siendo incapaces de solventar".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.