El portavoz del Equipo de Gobierno, Emilio del Río, ha informado de la autorización por parte del Consejo de Gobierno de un gasto del Servicio Riojano de Salud, que asciende a 943.569 euros, para la adquisición de suministros de implantes y material fungible con destino al quirófano del Oftalmología del San Pedro destinados sobre todo a las intervenciones de cataratas y desprendimientos de retina.

Según ha explicado el consejero de Presidencia y Justicia, el periodo del contrato es de 24 meses, desde el 1 de enero de 2015 hasta el 31 de enero de diciembre de 2016.

El objeto del contrato es, principalmente, suministrar material fungible para dos técnicas: las intervenciones de cataratas y las vitrectomías (procedimientos quirúrgicos para corregir los desprendimientos de retina).

Asimismo, el material adquirido se destinará a otros procedimientos de menor incidencia que los ya citados, como son la implantación de válvulas de silicona para drenar el humor acuoso y dispositivos orbitales tras enucleación y evisceración. El contrato también incluye la cesión y el mantenimiento integral de dos facoemulsificadores y un vitreotomo, aparatos quirúrgicos imprescindibles para llevar a cabo los mencionados procedimientos.

Envejecimiento de la población

Según ha explicado Emilio del Río es necesario resaltar que "el envejecimiento de la población ha provocado un aumento de la prevalencia de cataratas, que afecta a un amplio espectro de ciudadanos".

De hecho, ha continuado, en el grupo de edad de 55-65 años incide en la quinta parte; un porcentaje que crece hasta la mitad de la población en el grupo de 70-75 años.

Por todo ello y dado que "no existe ningún tratamiento farmacológico", el procedimiento estándar consiste en la extracción quirúrgica del cristalino afectado (el nombre técnico es 'opacificado') y la implantación de una lente intraocular artificial. La técnica utilizada se conoce como facoemulsificación.

Por otro lado, los trastornos vitreorretinianos, como el desprendimiento de retina, la uveitis, la adhesión vitreomacular (AVM) y la retinopatía diabética, requieren la vitrectomía, una técnica de microcirugía ocular que permite acceder a la cavidad vítrea, extraer el vítreo y llegar a la retina.

Emilio del Río ha recordado también que en el hospital San Pedro se llevan a cabo una media de 1.500 intervenciones de cataratas y unas 130 vitrectomías cada año.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.