La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, ha dado por prácticamente confirmado que la causa del incendio declarado este jueves en Aleas, entidad menor del término municipal de Cogolludo (Guadalajara), fue una cosechadora, por lo que ha hecho un llamamiento a la prudencia, sobre todo a los agricultores, para que tengan cuidado en los días de especial calor y a determinadas horas.

Soriano se ha pronunciado así en declaraciones a los medios a la entrada de la localidad guadalajareña de Arbancón, donde ha informado de la situación del incendio, que ya ha bajado a nivel cero, y en el que se trabaja mojando la zona afectada, con la previsión de que al final del día pueda quedar extinguido totalmente.

La titular de Agricultura ha incidido en la precaución, especialmente entre las 13.00 y las 18.00 horas, que hay que tener para no realizar determinadas labores agrícolas, ya que pueden provocar incendios y en ocasiones la pérdida de masa forestal o incluso poner en riesgo vidas humanas.

Ha manifestado que en el lugar del incendio permanecen ya solamente 13 medios terrestres y unas 60 personas, aunque los medios aéreos están en alerta por si empezara a humear algún punto y fuera necesaria su presencia para refrescar. No obstante, ha comentado que se ha hecho un vuelo de la superficie afectada y no hay focos ardiendo.

La consejera ha explicado que el fuego partió de una zona agrícola muy próxima a la zona de matorral y se vio favorecido por las altas temperaturas y por la velocidad del viento, de unos 30 kilómetros por hora. Desde que comenzó han participado en las labores de extinción más de 300 personas y 19 medios aéreos, tanto de Castilla-La Mancha como del Ministerio, incluida la Unidad Militar de Emergencias.

ENTRE 300 Y 350

Hectáreas afectadas

La zona perimetral a la que ha afectado el fuego se sitúa en 409 hectáreas, aunque la superficie afectada quedará entre las 300 y las 350 hectáreas, habiendo afectado a matorral —jara y romero— y a algunas encinas dispersas, pero no a la zona de pinar, ya que las llamas se pudieron controlar antes.

La consejera de Agricultura, que se desplazó a la zona este jueves y este viernes la ha vuelto a visitar junto a los alcaldes de Cogolludo, Jaime de Frías, y Arbancón, Gonzalo Bravo, ha agradecido la colaboración de todas las personas que han participado en las labores de extinción.

Por su lado, el alcalde de Cogolludo ha comentado la especial sensibilidad que ha habido en este municipio nada más conocerse el inicio del fuego, al coincidir casualmente con la fecha en la que se inició el incendio de La Riba de Saelices en el que murieron once personas hace nueve años.