Bush critica Congreso
George W. Bush, en su declaración contra el Congreso realizada en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, en Washington. 20MINUTOS.ES
El presidente de EEUU, George W. Bush, alertó el lunes de que serán las tropas estadounidenses las que paguen el precio de las reticencias del Congreso a aprobar, sin condiciones, el proyecto de ley de gastos suplementarios para la guerra en Irak.

Los congresistas están "más interesados en las batallas políticas en Washington que en proporcionar a nuestras tropas lo que necesitan", dijo el presidente norteamericano en declaraciones a la prensa desde los jardines de la Casa Blanca.

Bush reiteró su disposición a vetar las propuestas de los congresistas de la oposición demócrata que, según advirtió, dificultarán la misión de los soldados estadounidenses sobre el terreno y harán que muchos otros tengan que ir a Irak antes de lo previsto.

Quiere aprobarla cuanto antes

"Es inaceptable para mí y creo que también para los estadounidenses", dijo el presidente antes de reiterar su llamamiento al Congreso para que le envíe la ley de gastos suplementarios para las operaciones en Irak y Afganistán lo antes posible para su aprobación una vez que el presidente finalice su descanso por las vacaciones.

El Congreso no está asumiendo su responsabilidad de dar a nuestras tropas el equipo y la formación que necesitan para combatir a nuestros enemigos

La principal responsabilidad del Congreso, dijo, es "dar a nuestras tropas el equipo y la formación que necesitan para combatir a nuestros enemigos y proteger a nuestra nación, y ahora no está asumiendo esa responsabilidad"·

Si los congresistas no modifican su postura, "el precio lo pagarán nuestras tropas y sus familias", insistió.

El llamamiento de Bush se produce a raíz del proyecto de ley aprobado el pasado jueves por el Senado que fija al 31 de marzo de 2008 como fecha límite para la retirada de las tropas.

Asimismo, la Cámara de Representantes aprobó también el pasado 23 de marzo otra iniciativa legal que establece la retirada de todos soldados antes del 1 de septiembre de 2008.

Ambos proyectos tendrán que ser armonizados para la aprobación de una ley definitiva.

Veto seguro

Bush reiteró hoy que vetará ambos proyectos y alertó a los demócratas de que no podrán conseguir los votos suficientes (los dos tercios de las dos Cámaras) para superar su veto.

Las críticas del presidente a la oposición no se centraron exclusivamente en los fondos necesarios para la guerra, sino que también aludieron al viaje que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha efectuado a Siria.

Su decisión de ir a Damasco "envía señales contradictorias" a la región y al gobierno sirio, dijo Bush, quien aseguró que enviar delegaciones a ese país "no funciona", simplemente es "contraproducente", aseguró.