Mientras la Dirección General de Tráfico atribuye al aumento de muertos en las carreteras a la velocidad, el Servei Català del Trànsit (SCT) apunta a las vías secundarías donde el control por parte de los Mossos d'Esquadra es mucho menor que el que se realizan en las carreteras principales.

En los tres primeros meses del año han muertos en las carreteras catalanas 84 personas, sólo cuatro menos que durante el primer trimestre de 2006, a causa de la alta siniestralidad del mes de marzo en el que hubo 42 víctimas, según los datos facilitados hoy por el director de SCT, Josep Pérez-Moya.

En el primer trimestre del 2007 han muerto 84 personas, la mitad de ellas durante el mes de marzo
El director del SCT ha destacado que en este primer trimestre del año ha habido un "cambio importante" en la tendencia de la siniestralidad ya que ha habido un aumento del 100% en el número de víctimas registradas en carreteras secundarias.

Extremar las precauciones

Por ello ha pedido a los conductores que extremen la precaucación cuando circulen por vías secundarias, respetando los límites de velocidad y actuando con responsabilidad antes de iniciar un adelantamiento o negociar una curva cerrada.

En estas carreteras secundarias no existe los controles y paneles informativos que aparecen en las autopistas y que tienen un efecto disuasorio en el conductor ya que les informe de la presencia de esos controles y les recuerda que sobrepasan la velocidad máxima permitida o el número de muertos que se llevan contabilizados.

El jefe de la División de Tráfico de los Mossos d'Esquadra, Sergi Pla, se ha mostrado convencido que el carnet por puntos "no lo arreglará todo" y se ha cuestionado como es posible que la gente conduzca con más prudencia por miedo a perder los puntos y no lo haga ante el riesgo de perder la vida.