La Audiencia Nacional ha condenado a siete años de prisión al etarra Asier Mardones Esteban como autor de un delito de daños terroristas por participar "de forma activa, directa y voluntaria" en la quema de un autobús del transporte público en Bakio (Vizcaya), el 14 de agosto de 2000.

En su sentencia, la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que aplica a Mardones la agravante de disfraz, le condena también a indemnizar con 3.509 euros a la dueña de un vehículo que resultó dañado a causa del incendio del autobús.

"Actuó a favor de la banda terrorista ETA" 

El tribunal considera probado que Mardones, "actuando a favor de la banda terrorista ETA" a la que "declaró pertenecer en el acto del juicio oral", intervino en este episodio de violencia callejera junto a otras personas "no identificadas" y todas ellas encapuchadas "para no ser reconocidas".

En el juicio oral declaró pertenecer a ETA

Por ello, la sección cuarta cree "más acertada la calificación" de estos hechos como delito de estragos terroristas, "ya que la declaración expresa" de Mardones como "perteneciente a ETA" permitiría condenarle por ese delito que lleva a aparejado "unas penas muy superiores a las solicitadas por el Ministerio Fiscal" que, no obstante, pidió para éste acusado ocho años de cárcel.

La sección cuarta es la misma que dictó la sentencia absolutoria del portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi en la que señalaba que había elementos para condenarle pero que no pudo hacerlo al haber retirado la Fiscalía la acusación contra él por un delito de enaltecimiento del terrorismo por el que pedía inicialmente quince meses de cárcel.

Los hechos 

Según la sentencia, sobre las 22.40 horas del 14 de agosto de 2000, este grupo de encapuchados obligó al conductor del autobús, de la compañía de Autobuses Vascongados S.A, operadora de Bizkaibus, a bajarse del vehículo, que rociaron con gasolina para luego prenderle fuego.  

Tras incendiar el autobús, los encapuchados huyeron "rápidamente" antes de la llegada de la Ertzaintza, que "inmediatamente" se dirigió al lugar de los hechos para acordonar la zona y evitar mayores daños, pues el incendio había alcanzado ya a un vehículo.

En el lugar de los hechos, los agentes encontraron en el suelo cinco guantes de látex y varias prendas utilizadas como capucha, entre ellas una camisa blanca en forma de capucha que fue recogida en una papelera próxima al lugar del incendio y de la que se extrajo el perfil genético o ADN de Mardones.