La Comisión Europea ha presentado cargos formales contra las principales discográficas y Apple, alegando que están limitando la venta de música en Europa, según ha afirmado un portavoz del organismo.

El representante de la Comisión dijo que los acuerdos entre Apple y los sellos violan las leyes de la UE, que prohíben las practicas restrictivas de negocios.

"Los consumidores sólo pueden comprar música en las tiendas virtuales iTunes de su país de residencia y esto restringe su posibilidad de elegir dónde comprar música, y por lo tanto qué música está disponible y a qué precio", dijo Jonathan Todd, portavoz de la Comisión.

Apple señaló que quería ofrecer una tienda paneuropea pero que se vio limitada por las exigencias de las discográficas.

"Apple ha intentado operar siempre con una única tienda iTunes paneuropea accesible por cualquiera desde cualquier estado miembro. Pero fuimos advertidos por las discográficas y por algunos editores de que había ciertos limites legales a los derechos que nos conceden", dijo la firma en un comunicado.

La investigación de la Comisión nació de la queja de un ciudadano británico en 2005 por el precio de las canciones del grupo Which?, por las que los compradores de iTunes en Francia o Alemania pagaban 99 céntimos de euro mientras que a él le pedían 79 céntimos de libra (1,17 euros) por vivir en su país.

La UE dijo que la semana pasada envió una declaración de objeciones a Apple y a discográficas que no identificó.

El movimiento de la Comisión no guarda relación con el acuerdo anunciado el lunes y por el que EMI colgará su música en Internet sin un programa de protección antipiratería (DRM), convirtiéndose en el primer sello importante en arriesgarse en una apuesta por aumentar sus ventas digitales.

Como parte del acuerdo se asociará con iTunes, pero también trabajará con otras tiendas digitales.