A mediodía ha entrado en funcionamiento el túnel de Sor Angela de la Cruz, que comienza a la altura de la calle Infanta Mercedes y concluye al final de la calle Villaamil. En dos años de obras se han invertido más de 96 millones de euros, 14 más de lo previsto, para construir este subterráneo de 1.620 metros de longitud. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presidido la puesta en uso de esta infraestructura.

Conecta los distritos de Tetuán y Chamartín con los de Moncloa y Fuencarral.

El objetivo de este túnel, que en su salida a la altura de la calle Villaamil conecta con el nuevo Camino de los Pinos, de 1.250 metros de longitud e inaugurado en mayo de 2004, es dar acceso a la M-30 desde el distrito de Tetuán. Constituye un eje transversal entre Tetuán y Chamartín, en el este, y Moncloa y Fuencarral, en el oeste.

Como complemento se construirá un aparcamiento subterráneo en la calle Sor Angela de la Cruz con 198 plazas para residentes. En superficie se ha aumentado el espacio para los peatones en esta vía y en las calles de Villaamil y Marques de Viana. Esta última se convertirá en un viario dedicado al tráfico local, con dos carriles por sentido, aceras más amplias y nuevo mobiliario urbano.

Eliminación de infraviviendas

El nuevo subterráneo va a permitir eliminar las infraviviendas del paseo de la Dirección, donde se construirán 1.700 viviendas, la mitad de ellas con algún tipo de protección.

Desde el inicio de estas obras, en abril de 2005, se han visto afectados un total de 640 árboles, de los que 262 fueron talados y 378 transplantados. Por ello, el Ayuntamiento ha llevado a cabo la plantación compensatoria de 2.514 árboles en diferentes puntos de la ciudad.