Al menos doce personas han muerto y más de 50.000 permanecen evacuadas en la región centro-este de Argentina por las inundaciones y un fuerte temporal, según fuentes oficiales.

Las lluvias iniciadas hace nueve días cesaron en las últimas horas en Santa Fe y Entre Ríos, las dos provincias más perjudicadas, seguidas por Buenos Aires y Córdoba, precisaron portavoces de Defensa Civil.

Equipos sanitarios viajaron a la región afectada para evitar la proliferación de enfermedades debido a las inundaciones

En la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia homónima, aún permanecen evacuadas 30.000 personas debido a los inconvenientes registrados con el funcionamiento de las bombas de extracción de agua —distribuidas por el gobierno provincial—, según señalaron las fuentes.

El ministro de Asuntos Hídricos del distrito, Alberto Joaquín, estimó el lunes que de no producirse nuevas lluvias "en las últimas horas de mañana [por el martes], sólo deberían quedar con agua sectores muy reducidos de la zona oeste de la ciudad".

De todas formas, aún continúan afectadas 59 localidades de la provincia, mientras varias rutas se encuentran cortadas por las lluvias ya que cayeron más de 600 milímetros de agua por centímetro cuadrado, lo que representa un récord de lluvias sin antecedentes en más de cien años.

En esta provincia, el gobierno nacional envió ayuda por unos 3,2 millones de pesos (unos 796.615 euros), entre abrigos, alimentos y otros productos para los damnificados, según informó el Ministerio de Asuntos Hídricos del distrito.

Se encuentran afectadas más de 3,5 millones de hectáreas de campo por las intensas lluvias, lo que ha destruido numerosas plantaciones

Además, equipos sanitarios viajaron a la región afectada para evitar la proliferación de enfermedades contagiosas derivada de las inundaciones.

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, afirmó que el sistema de salud en esta provincia "está controlado", aunque reconoció que el distrito se encuentra "en máxima alerta desde el punto de vista sanitario para evitar cualquier tipo de enfermedad".

Mientras, en la ciudad santafesina de Rosario, quedan unos 1.800 evacuados, mientras algunos damnificados comenzaron a regresar a sus hogares.

Por su parte, el ministro de Gobierno de Entre Ríos, Adán Bahl, indicó que en la provincia aún permanecen 18.000 personas evacuadas, aunque señaló que "hay más optimismo" respecto de la situación que viven los pobladores ya que "no ha llovido" en las últimas horas.

Vialidad Nacional mantuvo la "alerta vial" en todas las rutas nacionales y provinciales de Entre Ríos y Santa Fe durante el lunes.

El ministerio de la Producción de Santa Fe informó este fin de semana que se encuentran afectadas más de 3,5 millones de hectáreas de campo por las intensas lluvias, lo que ha destruido numerosas plantaciones.

En Bolivia, 56 personas fallecidas y 100.000 reses muertas por 'El Niño'

Entre tanto, en la vecina Bolivia se cuentan ya por 56 las personas fallecidas, y en más de 100.000 la reses perdidas por los ganaderos bolivianos del departamento amazónico de Beni, como consecuencias de las inundaciones provocadas por el fenómeno 'El Niño'.

El director de Emergencias y Auxilio del Viceministerio de Defensa Civil, Gonzalo Lora, informó de que ascienden a 545.000 las personas damnificadas en todo el país.

Si hasta hace apenas quince días el mayor número de afectados se concentraba en los distritos de Beni y Santa Cruz, ahora la peor parte se la lleva el departamento andino de La Paz, donde unas 170.000 personas han sufrido daños derivados de las sequías y heladas de las últimas semanas.

La cifra de fallecidos no se ha incrementado, con Cochabamba (centro) como la región en la que se ha registrado el mayor número de muertes desde diciembre pasado.

Tal como declaró el general Lora, ocho personas continúan desaparecidas, cuatro de ellas en Cochabamba.

Agregó que varios organismos nacionales e internacionales, como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, siguen trabajando en la atención a los damnificados en Cochabamba, Beni y Santa Cruz, mientras se evalúa ampliar la ayuda a la zona del altiplano, principalmente al distrito de La Paz.

El responsable de Defensa Civil anunció, además, que la próxima semana llegará a Bolivia una comisión de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con objeto de apoyar una nueva evaluación de los daños causados en todo el país.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, presentó hace dos semanas el Plan Preliminar de Rehabilitación de las zonas afectadas por los desastres naturales.