Los dos son una segunda generación de traficantes, ya que «continúan desarrollando actividades semejantes a las de sus progenitores», según los agentes. Iban a distribuir 28 kilos de esta droga.