Víctor L. G., de 66 años, no fue reconocido por un cardiólogo, que hubiera detectado su dolencia.