María Hervás
María Hervás
Tiene 20 años pero habla con la seguridad de una mujer de 40 y con la credibilidad de quien aparentemente dice la verdad. Estos días está en Barcelona, disfrutando de las vacaciones con dos amigas.

Estará admirando la obra de Gaudí, ¿no?

Estudiando arquitectura me sentía obligada a venir. Es como una excursión de la facultad.

¿En serio?

(Risas) Claro que no. Estoy aquí de vacaciones con dos amigas.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido de Barcelona?

Ver el mar, que hacía más de año y medio que no lo veía.

¿Con qué empezó antes, con la interpretación o con la arquitectura?

BIO Tiene 20 años y es de Madrid. Estudia arquitectura y teatro. Odia la música comercial y su sueño es bailar en el Teatro Real.

Mi verdadera vocación siempre fue la interpretación. Lo de arquitectura lo decidí un día, entrando por la puerta de mi casa.

¿Por qué? ¿No le gustó la estructura del edificio?

(Risas) No, es que soy así de impulsiva. Ahora que lo pienso... Siempre me he movido por impulsos.

¿Salir en la tele le ha cambiado mucho la vida?

En realidad, las cosas importantes, no. Mis padres siguen siendo maravillosos, sigo viviendo con ellos, mis amigos son los mismos...

Entonces...

Económicamente sí que cambia la cosa. Soy una chica de economía modesta que ahora se puede permitir muchos más lujos.

¿Por qué no se ha independizado?

Porque no he sentido que fuera el momento. Además, con todo esto de la tele, viene bien levantarte y encontrarte con tus padres. Ellos te ayudan a no perder los papeles.

¿Es fácil perder los papeles?

Es fácil. Somos muy jóvenes y ganamos mucho dinero, y eso no es natural.

¿Qué dicen ellos de todo esto que le está pasando?

Ya empiezan a respirar, pero les da miedo.

¿Le dan la lata por la calle?

El reconocimiento siempre gusta. Da rabia que no lo hagan por tu trabajo, sino por el hecho de salir en la tele.

¿Cuál es el piropo más tonto que le han dicho?

‘Eres maravillosa, María, por favor no cambies nunca’.

¡Qué manía tiene la gente con no cambiar!

(Risas) Eso digo yo. ¡Viva Darwin y la evolución! Además, lo más gracioso es que la gente que me lo dice no me conoce de nada.

Es un mundo muy especial.

Sí que lo es.

¿Le gusta la tele?

La verdad es que no.

* Tele 5. Hoy; 22 horas.