Tres de los nueve magistrados que componen el Supremo votaron en contra de pronunciarse sobre la constitucionalidad de ciertos aspectos de una ley antiterrorista aprobada el año pasado por el Congreso estadounidense. EE UU tiene capturados a cientos de hombres en Guantánamo, a los que califica como «combatientes enemigos» por su supuesta vinculación con actividades terroristas.