Alfred Maesulia, portavoz del Gobierno central, indicó que existe un gran número de desaparecidos y calculó que hasta dentro de uno o dos días no dispondrán de información fehaciente sobre el número de víctimas y daños. Nada más ocurrir el sismo, saltaron las alarmas en las islas Salomón, Papúa Nueva Guinea, Vanuatu, Nauru, Nueva Caledonia, Indonesia, Tuvalu, Kiribati y las islas Marshall, además del nordeste de Australia y Japón, que fueron levantadas nueve horas después del terremoto (cuyo epicentro se produjo a las 21.40 del domingo).