Goya Toledo, sobre Canarias: "Lo que la naturaleza ha creado que no lo destruya el hombre"

  • Goya Toledo protagoniza junto a María León la película 'Marsella', que narra la lucha de dos mujeres por conseguir la custodia de una niña de 10 años.
  • La cinta se estrenará el viernes 18 de julio.
  • La actriz, originaria de Lanzarote, ha manifestado su oposición al proyecto de Repsol para realizar prospecciones petrolíferas en las Islas Canarias.
La actriz Goya Toledo posa con una camiseta en contra de las prospecciones petrolíferas en Canarias.
La actriz Goya Toledo posa con una camiseta en contra de las prospecciones petrolíferas en Canarias.
JORGE PARÍS

Goya Toledo ha vuelto al cine para interpretar a Virginia, una mujer que, tras años cuidando a la pequeña Claire en acogida, ve como la madre biológica de la niña, a la que da vida María León, recupera la custodia. En ese momento comienza una dura pugna entre ellas, una lucha por un derecho que ambas consideran que les pertenece y que se desarrolla durante un viaje compartido a Francia.

Esto es lo que cuenta Marsella (18 de julio), la última incursión en la gran pantalla de la actriz canaria, de casi 45 años, quien asegura que no pudo negarse a realizar este proyecto ya que la directora, Belén Macías, quería que fuese ella quien hiciese el papel. Acomodada en una butaca de una conocida sala de cine de Madrid, siempre amable, sonriente y ataviada con una camiseta en contra de las prospecciones petrolíferas en Canarias, Goya Toledo responde para 20minutos a siversas cuestiones sobre su vida personal y profesional.

¿Cómo llega Goya Toledo a Marsella?

Pues fue muy directo. Belén Macías me llamó y me dijo "tengo este guion, quiero que Virginia lo hagas tú y que Sara lo haga María León, y me gustaría teneros a las dos para hacer una lectura". Lo tenía clarísimo desde el principio.

Tanto Virginia como Sara se enfrentan a una situación muy complicada, ¿usted ha logrado empatizar con ambas?

Sí, yo entendía las dos posturas pero obviamente teníamos que separarnos y no entender al personaje de María León al principio. Hay personas que empatizan antes con el papel de María, ya que piensan que al fin y al cabo es la madre biológica y es con quien tiene que estar la niña. Pero la madre de acogida también es su madre y le está dando lo mejor a su hija, todo lo que tiene.

¿Son posturas irreconciliables?

No, pero sí complicadas. Lo que le pasa a Virginia es que tiene mucho miedo a que esa niña no esté en buenas manos. No es sólo que le den mejor o peor educación sino que ya es una cuestión de salud. Ella piensa: "me da igual que esta mujer la haya tenido en la tripa, a esta niña hay que salvarla sí o sí.

Además del conflicto, la película tiene un tono de road movie...

Para mí ha sido más viaje emocional que de carretera, así que la parte estrictamente de carretera se ha quedado como algo secundario. Ha sido un viaje muy duro e intenso para todos.

¿Cómo es María León en el trabajo?

Maravillosa. María es un amor, es súper talentosa, es buena compañera, es linda... No te puedo decir nada de ella que no sea bonito.

La otra gran protagonista es Noa Fontanals. ¿Cómo es trabajar con niños?

Noa, con la edad que tiene, es una niña con una inteligencia emocional bestial. Ella sabía estar en todo momento donde tenía que estar, sabía cómo comportarse como hija con María, como hija conmigo... Es increíble esa niña. Al final acabamos todos aplaudiéndola. También trabajé con un niño en Maktub y también tuve mucha suerte.

¿Existen limitaciones de horario a la hora de trabajar con los pequeños?

Sí, sí las hay y hay que respetarlas, pero si fuese por los niños no se cumplirían.

Tras la experiencia, ¿no le ha entrado el gusanillo de ser madre?

Sí, siempre lo he tenido. Llegará algún día, espero. Animada estoy, pero mucho además.

¿Qué cree que haría por defender a una hija?

Ahí no tendría límites. Si veo que hacen daño a un ser querido me convierto en una leona. No hay quien me pare.

Además de cine, usted también ha hecho tele, ¿no lo echa de menos?

Sí. Hice una serie maravillosa con Globomedia, Los hombres de Paco. Para mí aquella fue una época increíble. Tenía unos compañeros estupendos, todo era muy fácil... Ojalá algún día salga algún proyecto chulo como ese.

Si ahora se fuera de vacaciones, ¿eligiría Lanzarote —su tierra— o Marsella?

Lanzarote siempre, Lanzarote en el corazón, aunque ya la conozca al dedillo.

Las islas Canarias se enfrentan ahora a una situación delicada sobre la que usted se ha manifestado de forma decidida.

(Señalando su camiseta en contra de las prospecciones petrolíferas en Canarias) Mi postura es clarísima. Yo creo que los paraísos no se tocan. Lo que la naturaleza ha creado que no lo destruya el hombre. Las islas Canarias son maravillosas, ¿cómo vas a hacer ahí perforaciones petroleras? ¿Qué pasa si hay un accidente? Las consecuencias serían terribles y en ese momento ya no se podría hacer nada.

Además, es mi isla, es mi tierra. Hemos tenido gente maravillosa que ha hecho de la isla lo que es, como César Manrique, hemos invertido en energía sostenible... No puedes tirar todo eso por la borda.

Ha decidido luchar activamente contra las prospecciones.

Es que hay cosas que son de sentido común. ¿Cómo se les ocurre meter plataformas petrolíferas en una isla que vive del turismo? Yo quiero hacer ahora todo lo que esté en mi mano para que no se lleve a cabo, no quiero compadecerme luego.

Otro asunto polémico que está afectando mucho a su profesión es la subida del IVA cultural, ¿usted lo ha notado?

Claro que lo he notado. Pero lo he notado en todas partes. Cuando la mala situación le afecta a uno, nos afecta a todos. Pensar que es algo sólo te incumbe a ti es un error. Esto es una cadena. Por ejemplo, si yo no gano, no cojo un taxi, si el taxista tiene menos clientes gastará menos en ocio, etcétera.

Si ya han atacado a la sanidad y a la educación, que son las dos cosas más básicas que tenemos, ¿qué se puede esperar? Me molesta mucho que digan que estábamos mal acostumbrados. ¿Qué quieren decir?, ¿que nosotros no tenemos derecho a estar bien? Teníamos lo que necesitábamos, un techo, una casa. Si hubo algunos que se pasaron de la raya, eso es otra historia.

Hay mucha indignación en la sociedad. ¿Le parece que, tal y como se dice ahora en los medios, el descontento social nos está llevando hacia el final del bipartidismo?

Ojalá. A mí no me gusta meterme en temas políticos porque puedo meter la pata. No tengo toda la información y desde la impotencia se pueden decir muchas barbaridades. Si hablo, prefiero hacerlo desde el conocimiento, pero lo que sí creo es que necesitamos un cambio, conseguir cubrir las necesidades básicas de la gente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento