El bando municipal establecido para las recién remodeladas plazas de Independencia y Portugal ha provocado ya las primeras quejas de los padres ante la Policía Local.

De hecho, cuando los agentes vigilaban la zona el domingo 25 de marzo, recibieron las protestas de varios padres que no estaban de acuerdo con la prohibición del uso de bicicletas y balones en la zona.

Pero la vigilancia va más allá y también ese mismo día se avisó a los propietarios de dos locales de Independencia de que no estaba permitida la instalación de mesas y sillas, así como de la infracción que supone el estacionamiento de ciclomotores en dicha zona remodelada.