La mitad de estos puntos se encuentran en la línea que une A Coruña con Ferrol y otros tantos están en la conexión de la ciudad herculina con Palencia. La supresión de estos 14 pasos a nivel se prolongará durante un año y coincidirá con otra operación para mejorar la señalización de otros 25. El objetivo es aumentar la protección de estos conflictivos puntos con la instalación de señales luminosas y acústicas que avisarán a los conductores y peatones de la proximidad de un tren y que informarán al maquinista del ferrocarril sobre el estado en el que se encuentra el paso a nivel. Con esta actuación, que supondrá el desembolso de otros seis millones de euros, se pretende evitar accidentes.