Juan García Postigo
Juan García Postigo.

Manuel Beltrán, director de la agencia de modelos MB de Málaga, descubrió a Juan García Postigo en la calle. "Se estaba comiendo una palmera de chocolate y cuando me fijé en esos ojos verdes y esa planta de 1,90 supe que triunfaría".

Juan García Postigo nunca se había planteado formarse como modelo o presentarse a concursos de belleza hasta el día en el que Manuel Beltrán le dio su tarjeta de visita.

Manuel Beltrán cuenta que a los pocos días de su encuentro, Juan se pasó por su agencia y, aunque se mostró interesado, al principio rehusó. Sus padres no querían que se distrajera de los estudios. Cuenta Beltrán que su madre, fallecida hace cuatro años, le dijo: "Niño, déjate de tonterías y estudia que es tu porvenir".

Un año después, el que hoy es el hombre más guapo del mundo empezaba a tomar clases de modelo en MB, junto a la que también sería Miss España en 2006, Elizabeth Reyes.

Un alumno travieso

Durante su estancia como alumno de MB, su profesor y descubridor cuenta que un día lo tuvo que expulsar de clase por comer chicle y alborotar. Un rato después, Manuel Beltrán, aprovechando que Juan estaba "castigado" le mandó llevar un martillo al vecino y el modelo demostró su desgana por la labor golpeando con la herramienta la pared desde la puerta de la academia hasta la casa del vecino.

"Todavía están los golpes marcados en la pared, ¡benditos golpes!" -recuerda Manuel-.