La consejera de Cultura, Ana González, ha utilizado como ejemplo el caso del maestro Antoni Benaiges, desaparecido durante la guerra civil en Burgos, y la exhumación en 2010 de la fosa común de La Pedraja, en la misma provincia, para recalcar que no se abren heridas, todo lo contrario, contribuyen a cerrarlas.

Así lo ha señalado, mientras participaba en un acto de la campaña contra la violencia de género 'Su ausencia deja huella,' organizada por la Tertulia Feminista Les Comadres, en el que ha presentado el libro 'Antoni Benaiges. El maestro que prometió el mar', de Francesc Escribano.

Durante la presentación del libro, la titular de Educación ha abogado por recuperar las historias del pasado para poder revisar el discurso sobre el que se construyeron los años de dictadura. "Son necesarios libros como éste porque siempre es oportuno recuperar las historias que nos robaron para construir, gracias a su ausencia, el discurso monolítico sobre el que se cimentaron 40 años de dictadura. La vida y muerte de Antoni Benaiges constituyen, en ese sentido, una metáfora perfecta sobre lo que significó ese silencio para la conciencia colectiva del pueblo donde ejerció la docencia", ha explicado.

La consejera también ha subrayado la importancia de la labor política como herramienta para recuperar el pasado y ha asegurado que el libro de Escribano quita la razón a quienes sostienen que resistirse a sepultar los grandes traumas del pasado solo lleva a reabrir heridas. "Si algo demuestra la obra que hoy tenemos aquí es que la exhumación de la fosa común de La Pedraja no reabrió herida alguna. Por el contrario, contribuyó a cerrar llagas que parecían condenadas a quedar siempre abiertas y se pudo recuperar la historia de una pequeña parte de España a la que habían despojado de su memoria", ha señalado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.