Operación contra la Camorra
Imagen de archivo de los 32 detenidos en la operación Tarantela. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha dejado este viernes en libertad a otros nueve de los detenidos en la operación contra un clan Camorra dedicado al blanqueo de fondos obtenidos a través de la venta de cocaína, han informado fuentes jurídicas.

Estas libertades se suman a las otras 17 decretadas a este jueves por el magistrado y a las de otras cinco personas que quedaron libres tras declarar ante la Policía. De los 32 detenidos, el juez sólo ha acordado el ingreso en prisión de Ion Jairo Granados Escobar, a quien imputa los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y blanqueo.

El clan de la mafia napolitana habría actuado como nexo con las organizaciones criminales en Italia y creado un entramado societario en España para introducir en el cauce financiero español las ganancias obtenidas de las actividades delictivas.

Los delitos que se les imputan son pertenencia a organización criminal, blanqueo, falsificación y tráfico ilegal de drogas En la operación, en la que han participado la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil (UCO) y la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional, se han practicado 12 registros con la intervención de dinero en efectivo, útiles para la droga y armas de fuego, así como de diferente documentación. La operación sigue abierta.

El Juzgado Central de Instrucción número 4 ha acordado la práctica de varias diligencias complementarias como entradas y registros, así como el embargo de productos bancarios de los que sean titulares o beneficiarios los imputados.

El magistrado tomará declaración a una veintena de los detenidos ya que algunos de ellos serán puestos en libertad y quedarán a disposición del Juzgado en tanto su detención ha sido acordada en calidad de imputados para "facilitar la ejecución de las diligencias de entrada y registro" y su permanencia en dependencias policiales resultaría "desproporcionada".

Los delitos que inicialmente se les imputan son pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, falsificación documental, contra la Hacienda Pública y tráfico ilegal de drogas.

Asentados en España

La investigación ha tenido como objetivo lograr que los miembros de la Camorra que desde hace tiempo estaban asentados en nuestro territorio no consiguieran una mayor penetración en la economía y sociedad españolas.

Esta operación cierra una fase en la investigación en la que las fuerzas policiales y la Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada contra el crimen organizado conformado fundamentalmente por ciudadanos italianos. La colaboración con la Policía di Stato y Guardia de Finanzas "ha permitido recabar abundante información sobre esas organizaciones criminales de España e Italia que, en realidad, forman unidad".

Tanto el Juzgado Central de Instrucción número 4 como la Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada han contado con la colaboración permanente de la Fiscalía de Nápoles, de la Dirección Antimafia de Nápoles.