La Sanidad Pública andaluza presenta la peor ratio de profesionales de Enfermería por habitante en hospitales de todo el Sistema Nacional de Salud (SNS), con 2,6 enfermeras por cada 1.000, y la ratio más baja de camas por habitantes, 1,7 por cada 1.000, según los datos del Informe Anual del Sistema Nacional de Salud recopilados por el Sindicato de Enfermería (Satse) de Andalucía. Con estos datos, Satse recalca que la Sanidad andaluza necesitaría al menos 3.200 profesionales de Enfermería más en hospitales para alcanzar la media nacional de tres enfermeras por 1.000 habitantes.

En concreto, según explica el Sindicato de Enfermería en un comunicado, el informe, publicado esta misma semana por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, presenta los datos correspondientes a 2012, por tanto anteriores a que se ejecutaran los principales recortes pero que no obstante "dejan en evidencia" las numerosas carencias que presentaba la sanidad pública andaluza y que en los dos últimos años se han ido incrementando.

Como datos "significativos" del informe del Ministerio, Satse señala que la sanidad andaluza presenta, junto a Valencia, la "peor" ratio de profesionales de Enfermería en atención especializada de todo el SNS, con 2,6 por cada 1.000 habitantes, lejos de la media nacional de 3 enfermeras por cada 1.000 y de los servicios sanitarios con la ratio más alta que son los de Aragón (3,9), Asturias (3,5) o País Vasco (3,5).

Para el Sindicato de Enfermería, el déficit de profesionales de Enfermería "es consecuencia directa de la pésima gestión de la sanidad andaluza durante los últimos años en los que se ha orientado el sistema hacia una excesiva medicalización, en contra de lo recomendado por los organismos internacionales en materia de Salud que abogan por reorientar el sistema sanitario al desarrollo y expansión de las políticas de cuidados".

En este sentido, Satse recuerda que son muchos los estudios que vinculan el aumento de la mortalidad con el incremento del número de pacientes que se asigna a cada enfermera en los centros hospitalarios. Asimismo, la falta de enfermeras "afecta directamente a la seguridad del paciente e incrementa la posibilidad de sufrir efectos adversos que son la causa de entre el 12 y el 15 por ciento de los costes hospitalarios".

Camas por habitantes

Otro aspecto destacado del informe del Ministerio es el relativo al número de camas hospitalarias por habitantes, en los que Andalucía se encuentra a la cola de todo el Estado con 1,7 por cada 1.000 habitantes, con 14.121 camas en 2011, alejada de la media nacional de 2,5 camas por cada 1.000 habitantes. En este aspecto, ratio más alta la presenta Cataluña (3,5) seguida por Extremadura (3,2) y Aragón (3,1). A pesar de todo, el Sindicato de Enfermería lamenta que, un verano más, el Servicio Andaluz de Salud se permita el lujo de cerrar casi 3.000 camas durante el verano.

Por último, Satse señala la relación directa de estos indicadores con otro dato que figura también en el informe y que es el gasto sanitario por habitante, donde Andalucía también es la última con 1.121 euros por habitante. Según los datos de 2011 incluidos en el informe, las comunidades con mayor gasto sanitario público fueron País Vasco (1.632 euros por habitante), Asturias (1.591 euros por habitante) y Navarra (1.538 euros por habitante). Las comunidades con menor gasto sanitario público fueron Andalucía (1.121 euros por habitante), Baleares (1.144 euros por habitante) y Galicia (1.272 euros por habitante).

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería concluye exigiendo a la Junta de Andalucía que "deje de un lado la autocomplacencia sobre la sanidad pública y adopte de forma urgente medidas para poner freno a su paulatino desmantelamiento y al deterioro de la asistencia que se presta al ciudadano, comenzando por la adecuación de las plantillas de Enfermería, la recuperación de las condiciones laborales de sus profesionales y el incremento y mejora de la gestión de los presupuestos destinados a la Sanidad".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.