El Gobierno valenciano ha manifestado este viernes que la investigación anunciada por la Comisión Europea sobre las cuentas de la Comunitat Valenciana "se corresponde a los datos de 2011 y ejercicios anteriores, cuyas facturas se incorporaron al mecanismo extraordinario del Plan de Pago a Proveedores aprobado en julio de 2012", al que se acogió la Comunitat y que "supuso que afloraran todas y cada una de las facturas no registradas hasta ese momento".

En un comunicado, la administración autonómica asegura que "ya ha adoptado las medidas oportunas frente a la situación que ha llevado a la investigación por parte de la Comisión Europea".

Desde la Generalitat señalan que "se colaborará de la forma más amplia posible para solucionar aquellas dudas que le puedan surgir a la Comisión Europea acerca de los datos estadísticos de la Comunitat Valenciana, tanto del déficit como de la deuda pública".

Insta a "esperar a los resultados"

Además, insta a "esperar a los resultados" de la investigación "antes de hacer llegar a cualquier tipo de conclusión por parte de terceros" y apunta, en este sentido, que la propia nota de la Comisión Europea recoge que "la apertura de la investigación no prejuzga el resultado".

La Generalitat indica que, tras aflorar esas facturas en el plan de proveedores de 2012, "decidió tomar las medidas necesarias e ineludibles en la línea de la transparencia y el control presupuestario", tales como el Registro Único de Facturas, la contabilización en 15 días y la factura electrónica.

Al respecto, destaca que así lo pone de manifiesto la Sindicatura de Cuentas en su informe de 2012, en el que afirma que la Generalitat "está cumpliendo con sus obligaciones, destacando el seguimiento de las recomendaciones hechas en años anteriores".

En el comunicado, la administración subraya que la Sindicatura manifiesta en las conclusiones de su informe que la Generalitat "posee un nivel de control en los procesos de gestión y en los sistemas de información que aporta un nivel de confianza razonable para garantizar su correcta ejecución, la adecuada contabilización de las transacciones realizadas y la validez, exactitud, integridad y disponibilidad de la información relacionada".

Así, recalca que "en ese informe, la Sindicatura de Cuentas deja claro que, por primera vez, la Generalitat no tiene facturas en los cajones, haciendo una amplia referencia y enumeración de las adecuadas medidas de control interno adoptadas por la Conselleria de Hacienda y Administración Pública para la fiscalización y tramitación de gastos y facturas".

La Generalitat subraya que la Sindicatura "destaca y valora" las medidas que han puesto en marcha "para facilitar la fiscalización a través de la creación de un registro único de facturas, que ha sido auditado por la Sindicatura con resultados muy satisfactorios".

"enorme esfuerzo para regularizar obligaciones no reconocidas"

En este punto, el Gobierno valenciano defiende que "en los últimos años ha hecho un enorme esfuerzo para regularizar las obligaciones no reconocidas en años anteriores y todas ellas han sido registradas en la contabilidad pública", lo que supone "gestionar de forma adecuada la tramitación del mecanismo especial de pago a los proveedores de la Generalitat".

Como ejemplo, destaca que este mismo mes la Conselleria de Hacienda y Administración Pública ha comunicado la obligatoriedad para los proveedores de la Generalitat de tramitar sus facturas de forma electrónica, un mecanismo "destinado no sólo a la agilización de los trámites, mediante la orden de contabilización en 15 días de todas las facturas, sino a la propia transparencia y el control presupuestario que permiten estos mecanismos para evitar situaciones como la que actualmente va a estudiar la Comisión".

Consulta aquí más noticias de Valencia.