Río Júcar
Imagen del río Júcar tras las lluvias de este año. EFE

Los planes hidrográficos de cuenca del Segura y del Júcar, aprobados este viernes en Consejo de Ministros, prevén inversiones por valor de 10.260 millones de euros de aquí al 2027, ha anunciado la portavoz del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría.

Con esta aprobación culmina la planificación de cuencas "en un tiempo récord", apenas dos años y medio, ha destacado la vicepresidenta del Gobierno, que ha recordado que cuando llegó al poder el PP en la pasada legislatura sólo había aprobado uno de los 16 planes.

La nueva planificación crea un marco para solucionar problemas de gestión La Directiva Marco del Agua establecía el 31 de diciembre de 2009 el plazo para terminar la planificación de las demarcaciones hidrográficas españolas.

En rueda de prensa, la vicepresidenta ha advertido que una vez aprobados, casi "inmediatamente", hay que volver a revisarlos para ajustarse de nuevo a la normativa europea. "Eso pasa por no respetar los plazos de la Unión".

Aunque ahora habrá que volver a discutir su actualización, "imagino que no habrá que tocar mucho", ha añadido Saénz de Santamaría.

Nuevos marcos normativos

Los planes del Júcar y Segura establecen nuevos marcos normativos que equilibran la satisfacción de los usos y las demandas con la protección y mejora del estado de todas las masas de agua de ambas cuencas hidrográficas.

Las administraciones competentes deberán financiar los 4.800 millones de euros que supondrán las actuaciones previstas en el plan del Segura y los 5.460 millones en el del Júcar.

En cuanto al Júcar, el plan hidrológico establece, por primera vez en esta cuenca, regímenes de caudales ecológicos en un 12% de las masas de agua superficial, en especial en aquellas que tienen un carácter más estratégico.

Entre las actuaciones prioritarias destacan la sustitución de bombeo y la modernización de regadíos Asimismo, cuantifica las necesidades hídricas del lago de La Albufera en 167 hm3/año.

Se identifican seis grandes bloques de acción: los caudales ecológicos y los requerimientos ambientales; la restauración de ecosistemas; la calidad de las masas de agua; la atención de las demandas y la racionalidad del uso; los fenómenos extremos; y el conocimiento y la gobernanza.

La nueva planificación crea también un marco para solucionar algunos de los problemas de gestión de esta demarcación, como la regulación del sistema de abastecimiento a Albacete, el reconocimiento del Convenio de Alarcón o las reglas de explotación en el sistema Júcar.

Entre las actuaciones prioritarias destacan la segunda fase de la sustitución de bombeos en el acuífero de la Mancha Oriental, lo que permitirá la utilización de aguas superficiales del Júcar para reducir la extracción de recursos subterráneos; y la modernización de los regadíos tradicionales en la Ribera del Júcar, que conducirá a reducir los volúmenes utilizados en esta unidad de demanda aumentando, por el ahorro obtenido con la modernización, las garantías de suministro en otras unidades.

Por el Consejo Nacional del Agua

Este plan hidrológico fue informado favorablemente por el Consejo Nacional del Agua (66 votos a favor, 7 en contra y 11 abstenciones) el pasado 26 de marzo, tras su aprobación por el Consejo del Agua de la Demarcación y el pertinente proceso de participación pública.

Respecto al Segura, el plan define un régimen de caudales ecológicos basado en métodos eco-hidráulicos que contribuirán a mejorar el estado de las 85 masas de agua superficial naturales que define el plan, así como las 63 masas de agua subterránea.

Se identifican siete grandes bloques de acción: mantenimiento el valor económico, social y ambiental asociado a las superficies regables; garantía de los recursos hídricos; sobreexplotación de los acuíferos; la calidad de las aguas subterráneas y superficiales; el mantenimiento de los caudales ambientales; el coste del agua desalinizada, y la defensa contra las avenidas.

El documento fue informado favorablemente (con 71 votos a favor, 5 en contra y 4 abstenciones) por el Consejo Nacional del Agua, el pasado 26 de diciembre de 2013, tras su aprobación por el Consejo del Agua de la Demarcación y el pertinente proceso de participación pública.