Rosario Porto y Alfonso Basterra han vuelto a verse las caras este viernes en la vista preliminar a la decisión sobre apertura de juicio oral por la muerte de su hija, Asunta Basterra, una sesión en la que ha sido patente la "tensión" entre ambos y en la que no han mantenido "ningún tipo de contacto personal".

La expectación por conocer la manera en la que interactuaría Rosario Porto con su exmarido en esta primera vista cara a cara después de varios meses era grande, dado que la sesión se ha producido días después de que la defensa de Basterra señalase en su escrito que su expareja era la que guardaba y administraba los medicamentos con los que supuestamente fue drogada la menor y que ésta no le había dicho que había llevado a la niña a la casa de Montouto.

Según ha explicado José Luis Gutiérrez Aranguren, el abogado de la madre de Asunta, durante la sesión Porto y Basterra "no hablaron en ningún momento". De hecho, ambos progenitores imputados entraron por separado en la sala, Porto en primer lugar y Basterra después, y se sentaron en banquillos diferentes. "No hubo ningún tipo de contacto personal", ha indicado el letrado.

Por su parte, los abogados de la acusación popular, que ejerce la Asociación Clara Campoamor, han percibido "tensión" entre los dos imputados y una "postura absolutamente distinta" entre ambos, algo que el letrado Ricardo Pérez Lama ha atribuido al escrito presentado por la defensa de Basterra.

Dentro de la sala, ha explicado Pérez Lama, Alfonso Basterra ha mantenido una actitud "desafiante", mientras que la de ella ha sido "bastante más sumisa y más triste".

El abogado, "PREOCUPADO

Antes de su entrada a los juzgados, el letrado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha comentado a los medios de comunicación que "respeta" la decisión de la abogada de Basterra, Belén Hospido, de realizar el escrito de defensa en estos términos, aunque ha reconocido que a su defendida "no le hizo especial ilusión" conocer el texto.

De hecho, Aranguren ha apuntado que se siente "seriamente preocupado" por Rosario Porto y por su "salud tanto física como anímica". "Se encuentra francamente deteriorada", ha apuntado el abogado.

Durante la sesión, ha confirmado a los medios, Aranguren y Hospido han mantenido conversaciones de "cortesía" que, según el primero, no se han visto afectadas por el escrito de la defensa de Basterra. "Somos dos profesionales que nos conocemos desde hace años, nos tenemos afecto personal y el trabajo de cada cual dentro del ámbito de competencia no va a afectar a la relación personal", ha garantizado.

De hecho, a su salida de los juzgados, Gutiérrez Aranguren ha asegurado que este texto no modifica su estrategia de defensa de Rosario Porto. "Mi estrategia es la misma, proclamar la inocencia hasta el último momento", ha apuntado el letrado, al tiempo que ha señalado que "no se puede decir" que en lo relativo a la defensa de Alfonso Basterra "haya un cambio", dado que "se había mantenido callada".

"Se presumió y se dijo, algo que yo desmentí en varias ocasiones, que había una única defensa coordinada por mi y con la colaboración de Hospido, y siempre mantuve que era incierto. Ahora, con este escrito, creo que se disiparía cualquier duda que pueda quedar al respecto", ha destacado el abogado.

Sin embargo, para la acusación popular el escrito de la defensa de Basterra es "muy importante" porque presenta como "novedad" la versión del padre de la niña, una "explicación razonada a una serie de hechos" en la que "él se exonera absolutamente", ha indicado Ricardo Pérez Lama. No obstante, el letrado de la acusación también ha rechazado como válida esta versión.

Vista preliminar

Los letrados de las defensas y de la acusación popular llegaron a los juzgados de Fontiñas poco antes de las 9.30 horas. Minutos después hizo su entrada en el edificio judicial un furgón de la Guardia Civil en el que viajaban, procedentes de la prisión de Teixeiro, los dos imputados, debidamente separados.

Durante la sesión, que duró una media hora, Rosario Porto no ejerció como coabogada de su defensa, tal y como había realizado en las anteriores vistas de testigos, sino que se sentó en el banquillo al igual que su exmarido.

El juez instructor, José Antonio Vázquez Taín, volvió a rechazar las diligencias reclamadas por las defensas de los imputados, a las que ya se había opuesto en su escrito de cierre de la instrucción. Sin embargo, la Fiscalía mostró una "cuestión de apoyo" a la solicitud planteada por Gutiérrez Aranguren para poder acceder a las grabaciones de las cámaras del recorrido que realizó esa tarde su defendida.

Aunque se dictaminó que no son diligencias "imprescindibles" para la apertura de juicio oral, en la sesión preliminar se ha facilitado al letrado "un informe de la Guardia Civil con las claves para poder visionarlas".

Finalmente, Fiscalía y acusación popular no pidieron práctica de nuevas diligencias y reclamaron apertura de juicio oral, mientras que las defensas pidieron la libertad de los imputados y el sobreseimiento de la causa.

Tras la vista de este viernes, el juez Vázquez Taín dispone de un plazo de tres días para emitir un auto decidiendo si abre o no juicio oral. "Lo esperable es que ese auto sea de apertura de juicio", ha destacado Gutiérrez Aranguren, quien ha apuntado que, a continuación, las partes dispondrán de un periodo para posicionarse, formular alegaciones y pedir diligencias de prueba.

El abogado de Rosario Porto ha estimado que el juicio, en el que estarán presentes más de un centenar de testigos y peritos, podría durar un mes y podría celebrarse en torno a los meses de octubre o noviembre de este año, en función de la agenda de la Audiencia Nacional.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.