La Policía Nacional ha detenido a seis personas que supuestamente habían instalado en un cortijo de Écija (Sevilla) una plantación de marihuana oculta en el interior del inmueble, donde contaban con varios invernaderos totalmente equipados con semilleros, fertilizantes, sistemas de riego, termostatos o extractores entre otros.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, durante la operación se intervino un total de 213 plantas de marihuana, un arma de fuego con munición, una placa emblema de la Policía Local y se detuvo a los seis integrantes de esta organización criminal, quienes habían obtenido la cesión de la finca para cultivar la marihuana.

La investigación se inició como consecuencia de la labor de prevención que la Policía Nacional realizó en el municipio astigitano y su entorno agrícola, cuando se localizó una finca que contaba con un cortijo en su propiedad donde al parecer había cierta actividad ilegal relacionada con el tráfico de drogas.

Ante las sospechas de que en el interior de las instalaciones de la finca, y más concretamente en el cortijo de la explotación agrícola, existiera una plantación de marihuana a tenor de los datos iniciales obtenidos —informaciones contrastadas y sobretodo el fuerte olor que esta característica planta desprende— se puso en marcha un dispositivo policial para descubrir la verdadera actividad que se estaba llevando a cabo en la misma.

Durante la primera fase de la investigación se tuvo conocimiento de que la explotación agrícola se había cedido a una persona por parte de los propietarios a fin de que instalara en el lugar un taller de carpintería al mismo tiempo que servía de morador del inmueble para realizar tareas de mantenimiento.

No obstante, esta persona instaló en el lugar varios invernaderos ocultos en las distintas estancias del cortijo de la finca para acondicionar el lugar con el objetivo de colocar allí una plantación de marihuana y proceder a la venta de la droga obtenida de la misma tras su recolección.

La incesante actividad que se observaba en la finca por parte de varias personas que accedían al interior con furgonetas acarreando fertilizantes, gomas de riego y otros aparatos comunes en la instalación de invernaderos, como sistemas de ventilación y termostatos, se sumó a los indicios obtenidos al inicio de la investigación y sirvió para concretar aún más la actividad ilegal de este grupo de personas.

Detenidos justo antes de que desinstalaran los invernaderos

La investigación continuó su curso durante días pese a los indicios ya existentes dado que se intentó establecer relaciones entre los integrantes de esta organización y sobre la actividad de distribución de la droga obtenida de los cultivos.

No obstante, y una vez identificados todos los integrantes de la organización, los agentes se vieron obligados a intervenir para detener a todos ellos en el interior de la explotación tras observar cómo se disponían a desmantelar los invernaderos para trasladarlos a otro lugar.

Con motivo de esta operación policial de asalto que se llevó a cabo en el cortijo de la propiedad resultaron detenidas seis personas, todas ellas presuntas integrantes de esta organización criminal dedicada al cultivo, recolección y posterior distribución de marihuana.

Tras asaltar la propiedad, los agentes se incautaron de 213 plantas de marihuana "de gran tamaño", una pistola calibre nueve milímetros con munición, una placa emblema de Policía Local, dos vehículos tipo furgoneta empleados para transportar las plantas, fertilizantes, semilleros, termostatos, extractores y sistemas de riego empleados para el cultivo de la droga.

Finalmente, todos los detenidos, quienes ya contaban con antecedentes policiales previos por delitos de distinta naturaleza, fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.