El Gobierno regional ha publicado este viernes en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) el decreto por el que se crea el Equipo Específico de Atención a la Alteración de las Emociones y Conducta en el alumnado en las enseñanzas no universitarias, con el que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, encargada de desarrollarlo, trata de dar "una respuesta educativa de calidad" al alumnado con problemas de comportamiento y de adaptación.

Con la creación de este equipo, el Gobierno da "un paso más" en la mejora de la atención educativa al alumnado escolarizado en las enseñanzas no universitarias, ha destacado el Ejecutivo.

En este caso, se trata de un paso "hacia la inclusión del alumnado que presenta problemas de comportamiento" relacionados con dificultades de regulación interna que se manifiestan a través de la conducta.

Además, se avanza hacia "la especialización y profesionalización del colectivo docente y a la mejora constante de la enseñanza en la comunidad".

Según informó el Gobierno en un comunicado, la puesta en funcionamiento del equipo específico surge tras el estudio empírico realizado por la Administración educativa sobre la realidad de las aulas, que revela la existencia de un perfil de alumnos con conductas que afectan a su relación con el entorno e interfieren negativamente en su desarrollo.

Estas conductas requieren especial atención al estar directamente relacionadas con el fracaso escolar y las dificultades de integración en el ámbito educativo y social.

Igualmente, los centros escolares manifiestan necesidades relacionadas con la formación y los recursos para garantizar una intervención educativa de calidad.

De esta forma, el equipo tendrá dos líneas prioritarias de actuación: por un lado, el asesoramiento y la formación a la comunidad educativa en general y a los especialistas de la orientación educativa, y, por otro, la intervención directa con el alumnado que por sus circunstancias requiera durante un tiempo de su escolaridad una intervención más especializada y específica en aras a favorecer su desarrollo personal, social y escolar.

En los últimos años, los problemas de comportamiento han acaparado el interés y preocupación de diferentes sectores de la sociedad, no solo por el incremento de estas situaciones, relacionadas con dificultades de regulación internas que se manifiestan a través de la conducta, sino también por el aumento de su gravedad y repercusiones tanto en el propio desarrollo del alumnado que las protagoniza como en la comunidad educativa a la que pertenecen.

De esta forma, se atiende a las necesidades que los centros educativos han puesto de manifiesto en el estudio realizado por la propia Consejería mediante una respuesta educativa de calidad al alumnado que presenta problemas de comportamiento y de adaptación. Estas necesidades se relacionan con aspectos tan fundamentales como la formación, la familia, los recursos humanos, la coordinación y la organización escolar.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.