El secretario general de Comisiones Obreras de La Rioja, Koldo González, ha asegurado este viernes que no va a dimitir "de momento, en fechas próximas", si bien ha recalcado que "no taponaré" la llegada de otro dirigente para el sindicato. Sí ha reclamado que, "esté quien esté al mando", CCOO "no sea clientelista con el PP" y "sea una herramienta útil para los trabajadores".

En rueda de prensa, González ha salido al paso de las informaciones relacionadas con el sindicato en las últimas semanas, relativas, entre otras cuestiones, al presunto desvío de fondos de la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) o a la petición, que se iba a realizar hoy mismo, por varias federaciones para celebrar un congreso extraordinario para relevarle de su cargo.

Esta petición, sin embargo, en palabras del dirigente sindical, no se va a realizar en la reunión del Comité de Dirección de este mediodía, en el que se va a tratar exclusivemente "como único punto en el orden del día el tema de la formación, la permanencia del órgano de formación del sindicato, el FOREM.

"Se ha demostrado en 10 años como una herramienta que da formación de calidad. El sindicato no se financia para nada de la formación. El Gobierno regional está cambiando las reglas del juego", ha señalado González, en referencia a "ayudas de , y si sigue así, iremos a los tribunales

Ha afirmado que "hay un entorno que, desde 2009, ha hostigado permanentemente al equipo de salimos de aquel Congreso, no nos han dejado en paz", porque, a su juicio, el nuevo equipo "de los críticos, intentamos una ruptura hacia un sindicato más ofensivo y transparente, y sobre todo, combativo contra el PP".

Este enfrentamiento lo ha achacado directamente al entorno del que fuera secretario general del sindicato, Jesús Cámara, "unido a sectores refractarios del PC y de IU, que quieren seguir controlando el sindicato", y en la que ha involucrado también a la coordinadora de la coalición en La Rioja, Henar Moreno, "con la que no tengo ninguna relación".

"Están desesperados por poner a alguno de los suyos en la Secretaría General", ha dicho González, quien ha unido a ello "a otra parte en confluencia, los 'fidalguistas', que no creen en una doble estructura del sindicato". "Es patético y lamentable que en una organización tan pequeña le toque tanto los huevos a la Federación y que no sea capaz de llegar a consensos", ha reseñado.

Ha subrayado que Cámara, que fue secretario general del sindicato de 1991 hasta el 2004, "sí es un problema, porque de aquella época hay instalados hábitos y conductas que son de los viejos tiempos, están muy viejunos", aunque ha dicho "no conocer si se pudo llevar dinero de la FSC". "Que nos dejen en paz y nos dejen trabajar", ha dicho.

Ha subrayado que "si alguien quiere plantear un Congreso Extraordinario, es muy libre de hacerlo", y ha insistido en que "si me tengo que ir, me voy, tengo un buen trabajo y estoy a 20 minutos de mi empresa". Una posible marcha que, en la rueda de prensa, ha escenificado vestido con su ropa de trabajo de Altadis.

González ha recordado que cuenta con el apoyo de parte de las federaciones de Comercio, Agroalimentaria y Servicios Privados, además de los jubilados y pensionistas, pero, por contra, tiene enfrente a las grandes secciones: Industria, Sanidad o Enseñanza, entre otras. "No tengo apoyos suficientes -ha reconocido- pero tampoco los tenía antes".

"Pedir un congreso sería legítimo y el debate es intenso en este sindicato, y si alguien conforma mayoría, que yo no tengo, nunca seré el problema taponando, sería parte de la solución. Pero pido que CCOO siga siendo una herramienta útil y no sea clientelista con el PP. Y que se presente una opción clara, dando la cara, mostrándose y no lanzando mensajes a través de los medios de comunicación", ha dicho.

Precisamente sobre el presunto desvío de fondos ha recalcado que se han hecho auditorías al sindicato en la comunidad, "y CCOO está limpia y transparente, no tiene incidencias" y que, según un informe de tesorería, el año finalizará con unos 75.000 euros en las cuentas. "Estaremos justitos, pero vamos camino de ser viables", ha asegurado.

En este sentido, Koldo González ha incidido en que "en CCOO hay dos controles de seguridad" sobre las cuentas, y, aunque ha recordado que, a su juicio, la investigación que se hizo a nivel federal en 2010 sobre el caso de la FSC, "se cerró en falso". Por eso, ha reclamado "una auditoría interna independiente que saque a la luz todo y, si hay algo, que los responsables responden en los juzgados".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.