El grupo parlamentario MÉS ha criticado la "celeridad" con la que el Govern está procediendo a reanudar las obras del Palacio de Congresos, "sin una hoja de ruta clara, y sobre todo, dejando la CAIB hipotecada hasta 2018 con 40 millones de euros".

El diputado de la coalición David Abril ha asegurado que harán, si gobiernan, "todo lo posible para echar atrás esta hipoteca con la que nos dejan a menos de un año de las elecciones", y por eso ha anunciado que ya han empezado a pedir toda la documentación del expediente y el acta del Consell de Govern, "a partir de la cual exigiremos responsabilidades a quien corresponda", ha subrayado.

Por su parte, el portavoz de MÉS per Palma, Antoni Verger, ha reiterado que la opción más económica para los ciudadanos es la de desmontar y reciclar los materiales del Palacio de Congresos, recuperando el espacio para la ciudad.

"Terminar las obras tiene un coste de 36 millones de euros. Desmontar y reciclar supone 12 millones. El desmontaje es la única manera de poner punto y final a este desastre de una vez de la forma más económica posible", ha apostillado.

Por último, Verger ha destacado "la nefasta gestión del PP" que ha dado como resultado "cuatro concursos públicos desiertos", ya que "ninguna empresa privada ha querido arriesgar ni un euro en esta obra".

En su opinión, "lo peor de todo" es que una vez abonados los 36 millones que cuesta terminar las obras deberán sumar un costo de casi 2 millones de euros de déficit anual de explotación "que tendremos que asumir también los ciudadanos durante años".

Con todo, según ha aseverado, el Palacio de Congresos habrá costado más de 126 millones de euros públicos: "116 millones de euros para las obras, más los 10 millones de euros de indemnización por tener durante dos años las obras paradas".