Estatua egipcia
Fotografía facilitada por Christie's de la estatua egipcia de hace más de 4.000 años que se subastó este jueves en Londres por 15,7 millones de libras (26,9 millones de dólares), muy por encima del precio estimado. EFE

Una estatua egipcia de hace más de 4.000 años se subastó este jueves en la casa Christie's de Londres por 15,7 millones de libras (19,7 millones de euros), muy por encima del precio estimado.

La salida al mercado de la valiosa estatua, de piedra caliza pintada y dedicada al inspector de los escribas Sekhemka, había generado polémica: el ministro de Antigüedades de Egipto, Mamduh al Damati, solicitó a través de la Embajada egipcia en Londres la suspensión de la venta y el propio embajador de Egipto en Londres había condenado la subasta.

Antes de la venta, el embajador egipcio, Ahsraf Elkholy, dijo que esta era "un abuso de la arqueología egipcia y de la propiedad cultural", en declaraciones recogidas por la BBC.

Un museo no es una tienda. Sekhemka pertenece a Egipto y si el Ayuntamiento de Northampton no la quería, debe devolverlaEl diplomático cuestionó que un museo pueda vender una pieza de su colección cuando "debería estar exhibida al público" y mostró su preocupación por que la estatua, de 75 centímetros de altura y datada de 2.400-2.300 AC, "vaya a una colección privada".

"Un museo no es una tienda. Sekhemka pertenece a Egipto y si el Ayuntamiento de Northampton no la quería, debe devolverla", afirmó Elkholy, que, según la cadena pública, añadió que "no es ético ni aceptable" venderla para obtener un beneficio.

El Ayuntamiento de Northampton (centro de Inglaterra) decidió subastar la reliquia a fin de recaudar fondos para sufragar una extensión del Museo y Galería de Arte de la localidad, pese a la oposición de grupos locales.

De acuerdo con la BBC, varias personas se reunieron a la entrada de la casa Christie's en Londres para protestar por la subasta de la obra, que se remató muy por encima de su precio máximo estimado de 6 millones de libras (7,5 millones de euros) en la llamada 'Puja excepcional', dedicada a objetos raros.

El Consejo del Arte de Inglaterra advirtió de que el nuevo Museo de Northampton podrá quedar excluido de subvenciones por la decisión de desprenderse de la estatua.